Cultura

El día de la tierra

El día de la tierra

        En el inmenso universo, entre el misterio de sus profundidades, y situada en La galaxia de la Vía Láctea, se encuentra una pequeña esfera, minúscula y fascinante, que es la Tierra; nuestro hogar. Una casa diminuta, pero otorgada al hombre y a todas las especies en su máximo potencial; dotada de todos los recursos para que florezca y sustente el maravilloso milagro de la vida.

        Para honrar a nuestra Madre Tierra, tenemos un día que se celebra en muchas partes del mundo el 22 de abril. Dejamos de dar por sentado, que este planeta estará eternamente a servicio de la humanidad, sin retribuirle un mínimo de atención y cuidado.  

        El primer paso hacia la toma de conciencia en este aspecto, se dio el 22 de abril de 1970 cuando   se exigió  al  gobierno de  Estados Unidos, la creación de  una agencia en el Gobierno, destinada a planificar y resolver los problemas del medio ambiente,  para proteger la Tierra. Esta iniciativa, pertenece al senador estadounidense Gaylord Nelson.

    ¿Qué parte del cambio climático es responsabilidad del hombre?

         Debemos decir, que no es el hombre el responsable exclusivo de las perturbaciones y cambios en el clima terrestre. Factores naturales moldean, cambian y alteran hábitats, independientemente de la voluntad humana. Existen ciclos naturales que son inevitables y forman parte del mecanismo universal; pero  el hombre, sí  ha contribuido al deterioro ambiental, por omisión y sin duda alguna, también por diversas acciones: deforestación, contaminación,  modificaciones  genéticas y proliferación de armas atómicas poseedoras de una capacidad destructora desbordante, entre otros factores.

 

Diferentes Etapas.  Cambios por ciclos naturales.

 

       La Tierra, tiene un pasado de etapas y cambios muy violentos, desde su creación “en la era arcáica” hasta nuestros días.

       No se sabe la edad de nuestro planeta; según  unos  geólogos y geofísicos hace 4.550 millones de años (Ma) y según otros hace 14.000 Ma. La evolución se ha dado a través de diferentes etapas,  cada una de ellas, con escenarios propios de metamorfosis, hielos, deshielos, sequías, choques y separaciones de continentes,  donde actuaron  fuerzas que dieron origen a lo que hoy es el mundo que habitamos.  La Biblia habla de un momento puntual donde el poder de la Palabra emanada por Dios, dio origen al universo.  Los científicos argumentan que esto se dio por etapas.

 

        En el  periodo más lejano, el Precámbrico, (era arcáica),  se desarrolla la mayoría de la historia terrestre. Entonces era el caos, el fuego, la explosión de energías, como parte de la creación, aquí se dio el inicio y los  primeros latidos de lo que hoy es la Tierra.

        Según la ciencia, nuestros continentes tal como hoy los conocemos, no son ni parecidos a las primeras formaciones de tierra.  Al inicio, asomaron varios  supercontinentes:  Pannotia, (600Ma – 540Ma), Rodonia,(1100Ma – 800Ma), y Gondwana 420 Ma. La unión de ellos más tarde daría lugar al supercontinente  denominado  Pangea, (300Ma – 200Ma,  cuyo nombre significa “Toda la Tierra”) ya que ese supercontinente  aglutinaba  el total de la superficie terrestre.  Se presentó a finales  del Carbonífero. Pangea, es el supercontinente del cual se desprendieron los actuales continentes.

        Se efectuaba en este período, el primer acto de alquimia divina, en la cual habiendo sido creados los elementos necesarios y luego de ordenarlos adecuadamente, da inicio el mecanismo que mediante cada etapa, llegará a conformar un planeta habitable  -el cual tuvo sus inicios y sus tiempos, pero nadie sabe cómo fueron-. En cuanto a la teoría del Big Bang, se inicia a partir de una materia ya existente, pero no explica el origen de dicha materia.

       Después del caos y el fuego, gradualmente se enfría la Tierra; Los volcanes expulsan vapor de agua, que al enfriarse se convierte en agua líquida. Esto daría lugar a los primeros océanos. 

      En la era Paleozóica, sólo seres acuáticos. Cámbrico, todavía no hay vegetación, aquí aparecen rocas desnudas. En el  Silúrico, sucede una importante glaciación. En el Devónico, ya la Tierra se comienza a cubrir de plantas  y animales. En la era Mesozoica , es la era de los dinosaurios y la extinción de muchas especies, (aún no podemos acusar al hombre de producir gases invernadero). Cenozóica, fue el periodo donde se extinguen los dinosaurios, (tampoco el hombre ha influido en este evento). En el Pleistoceno, una cuarta parte de la tierra está bajo glaciares.

 

Llegada del ser humano

 

        Según datos científicos El Pleistoceno se caracterizó por los ciclos de glaciaciones y la aparición de los primeros humanos (homos habilis). El Holoceno, fin de la glaciación y el surgimiento de la civilización humana. Fósiles hallados recientemente, indicarían, que el hombre es más antiguo que las fechas conocidas de 350.000 y 260.000 Ma.


Calentamiento Global

       Desde mitad del siglo XX, la Tierra experimenta un aumento de su temperatura, el cambio se observa a lo largo de un siglo.  Existen gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento de la atmósfera, son ellos: dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, pero en un porcentaje el hombre produce gases invernadero  los rayos infrarrojos y que algunos están presentes de forma natural en la atmósfera como el dióxido de carbono, el metano o el óxido nitroso, pero otros son el resultado de la actividad humana pero como dijimos al principio, también es un hecho que la Tierra inicia otro cambio, otro período que se da a conocer como “Calentamiento Global”.


¿Qué futuro se espera?

       La ciencia asegura que los gases de efecto invernadero pueden permanecer en la atmósfera  por décadas o siglos, o  por  miles de años. Es una realidad que por ignorarla, no hará que desaparezca. La temperatura se ha incrementado en un grado, y ya vemos los cambios en la naturaleza; podría llegar a subir varios grados más, lo cual nos hace pensar en escenarios inimaginables.

       El planeta  Tierra ha experimentado una formidable metamorfosis desde su creación, los cambios son parte de su  pasado y de su futuro. La humanidad debe cumplir con la Tierra, o ella, cerrará su mano generosa, porque el planeta está sometido a profundos cambios y el actual, forma parte del mecanismo cósmico al que se mantiene unida.

        Se espera un aumento en las temperaturas globales sobre el nivel del mar, produciendo inundaciones que reducen el  hábitat del hombre,   sequías, extensión de los desiertos, derretimiento de los glaciares, frecuentes incendios que llevan a la deforestación y ruina de la tierra y a la subsiguiente dificultad en cuanto a la producción agrícola y escasez de alimentos básicos como el trigo. El calor hará fácil la propagación de enfermedades ya erradicadas en la mayor parte de los países. Por otra parte, lluvias torrenciales, tormentas y nevadas muy intensas, huracanes y cambios en el modo en que se administra el agua potable y de riego. Especies marinas desaparecerán, debido a la acidez de los océanos.

       Suena terrible, pero es preciso enfrentarlo y desde ahora mitigar las consecuencias que se manifiesten. Tomar conciencia del momento histórico del planeta,  evitar contaminar el medio ambiente,  reciclar, proteger la naturaleza en todas sus expresiones, reforestar, cuidar las cabeceras de los ríos, recordar que este mundo y sus ecosistemas nos dan la vida y el sustento. Nuestro planeta, tal y como lo conocemos hoy, pudiera atravesar un cataclismo y desaparecer.

       Los creyentes, dirían que estamos iniciando el  periodo Bíblico de la Gran Tribulación,  ¿Quién tiene la razón? Sea un ciclo natural de la Tierra y/o una  falla del hombre, la verdad es que hay un cambio climatológico y deberán crearse fórmulas para mitigarlo. Sobre todo elevar el nivel de conciencia de la humanidad.

       Celebramos el día de la Tierra, que debe seguir girando saludable, alrededor del Sol, por muchos millones de años más, dando albergue a todos los seres vivos, incluyendo a la especie humana.

       Alguien más cuida nuestras vidas, la Tierra y el Universo: el Creador que diseñó esta obra maravillosa, fue con algún fin, y no la va abandonar. Amar y confiar ¡Feliz Día!

 

 

Comentarios