Cultura

Colonia del Sacramento

Colonia del Sacramento

 …Un rincón de la enigmática colonia en el corazón del Río de la Plata…. 

Camino a Uruguay desde el puerto de Buenos Aires por el río de Plata una construcción amorfa  de aspecto antiguo asoma su rostro para dar la bienvenida al majestuoso poblado de “Colonia del Sacramento”, un pequeño lugar que alberga el entramaje de una época que marcó historia por su lenguaje arquitectónico que rompe la cotidianidad de lo moderno.

 

Este pueblo disputado por portugueses y españoles fue declarado Patrimonio histórico de la humanidad  por la Unesco en 1995. En Colonia del Sacramento el tiempo se detuvo; estar en sus calles empedradas y mirar sus casas singulares, es como viajar más allá de lo conocido.

 

123.000 habitantes dan la bienvenida a los turistas que quedan absortos ante tanta hermosura luego de dos horas de viaje desde Buenos Aires o Montevideo por tierra o por el río de la plata, fiel testigo de tan magna belleza.. No se sabe por dónde empezar.  Las calles empedradas e irregulares de este poblado invitan a tomar varias direcciones que esconden destinos que se visten de acuerdo a la moda del siglo XV.

 

Prisioneros de felicidad

 

Vivir en Colonia de Sacramento es hacerse partícipe de un ambiente que aleja por completo de las modernas edificaciones, las calles de gran iluminación y los inmensos desafíos tecnológicos.  Aquí al caer la tarde todo se apacigua y sus moradores quedan resguardados solo a la voluntad turística del río de la plata.

 

En el interior del lugar la invitación es a disfrutar de la comida de diferentes lugares del mundo que llegó para quedarse allí. Una mirada a los colores del lugar que compiten con la variada oferta de flores no puede faltar. Los faroles que iluminan las avenidas, destacan la belleza de la  Calle de los Suspiros pavimentada con piedras de cuña.

 

En fin no existe una forma para describir cómo Colonia de Sacramento atrapa los sentidos, lo cierto es que es que es un rincón de la historia en vivo. Llegar hasta allí en barco ya es un ensueño pero estar allí es darle a la historia un final feliz.

Comentarios