Cultura

Madres de hijos extraordinarios

Madres de hijos extraordinarios

Los genios son personajes únicos en la historia de la humanidad,  destacados por su  notable inteligencia cuya capacidad intelectual, dotes de observación, análisis y ejecución dejan una  huella única en el desarrollo de nuestras sociedades. Pero la genialidad no es algo aislado.   

Ellos también fueron también niños, crecieron en un hogar con padres que les supieron guiar.¿De haber tenido otros padres, serían igualmente eminencias? Tal vez no, por eso hoy, algunas madres de esas figuras notables,  son nuestro personaje central.

     ¿Quiénes fueron las madres de  Edison, (inventor del telégrafo, bombilla, micrófono, pilas alcalinas y 1000 inventos más),  Theodore Roosevelt, (26. ° presidente de los Estados Unidos); Abraham Lincoln (también presidente de los Estados Unidos, quien abolió la esclavitud); Bill Gates, magnate en el mundo de los negocios; o los  científicos  Marie Curie, y  Albert Einstein?

*     Imaginamos a la señora Nancy Matthews Elliott, madre de Thomas Alva Edison  diciendo a su hijo : “Vamos Thomas, tenemos que arreglarnos, hoy cumple años tu tía Elizabeth Mathews Elliott, y hay reunión familiar”, y Edison respondiendo: “¡No puedo ir, estoy en mi  vagón, realizando un experimento!”.

Pero un día, el maestro  envió una carta a Nancy diciendo que Thomás era un  chico "estéril e improductivo",  con “deficiencias mentales”, “confundido”. Le dijo que lo mejor era que lo sacara del colegio porque  era un joven incapaz, que no estaba al nivel de la clase. 

Thomás preguntó a su madre qué decía la nota, a lo que ella contestó: “Dice que eres un genio y que por eso no encajas con el resto de tu clase”. Entonces  Nancy, educó a su hijo Edison en casa, le regaló su primer laboratorio. Así iluminó el camino de quien iba a iluminar la vida de muchos.

 

*     Abraham Lincoln, perdió a su madre Sarah Bush Johnston, a la edad de diez años pero el gran estadista que emancipó a los esclavos, y fue presidente de los Estados Unidos, también tuvo una figura materna, Nancy Hanks, quien le quiso como si fuese su madre biológica;   le dio el ejemplo de libertad humana y un sentido de  honestidad,  que le haría ser llamado el “Honest Abe”. Con el logro de la Décimotercera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos,  prohibió de forma definitiva la esclavitud. "Dios bendiga a mi madre, todo lo que soy o espero ser le debo a ella". (Abraham Lincoln)

*       Otra madre extraordinaria, fue Pauline Koch. Esta dama alemana, nacida  en 1858, en el seno de una familia adinerada, era la tercera de cuatro hermanos.  Cuando se casó a los 17 años, con Hermann Einstein, su juventud  no le impidió atender su hogar y  prepararse intelectualmente. Era  una mujer paciente,  tenaz, culta, apasionada de la música, el piano y la literatura. En  1879 tuvo a su hijo,  Albert Einstein,   quien habría de ser el científico más notable del siglo XX.

     Pauline, fue una madre preocupada por dar una excelente formación a sus hijos, aunque  Albert Einstein, iba siempre delante de cualquier explicación académica, por eso, se aburría y en ocasiones abandonó las aulas o despidió airadamente a profesores, pero su madre, no se inmutó frente a ello, y con la tenacidad que la caracterizaba, sonreía y contrataba a otros profesores

     Esta madre orgullosa, logró para Albert  que  fuese admitido en la universidad de  Zurich, y participó con él en todos sus proyectos.  Pauline, murió en 1920.

 

*     Martha Bulloch, sureña, de origen holandés,  fue madre del 26.º Presidente de los Estados Unidos Theodore Roosevelt (1901-1909). Martha, pertenecía a una familia aristocrática. Culta y educada, tenaz y de firme carácter. Económicamente  muy holgada, ejerció al igual que las madres de otros héroes, funciones  como maestra de su hijo. Junto a varios tutores, se encargó en gran parte de su  temprana educación, impartida en casa, ya que él, era un niño enfermizo, y  asmático, y su perseverancia hizo que fuese  considerado por los estadounidenses, como uno de sus presidentes más importantes de ese país.

*     Mary Maxwell Gates.  “Los hijos deben crecer por ellos mismos” . Esa frase habla por sí sola de la férrea personalidad de la mamá de Bill Gates.  Ni siquiera dejó su inmensa fortuna a su hijo, la misma pasó a la fundación que lleva su nombre. No porque la necesitara, sino porque tal vez sería una lógica del amor.  Pero el amor de esta madre estuvo reflejado en otras cosas que llevaron a Bill a su máxima inventiva y a ser uno de los hombres más ricos del mundo.   

Ella hizo parte de la Fundación Children’s Hospital, y del rectorado de la Universidad de Washington. Bill dijo no al estudio en diversas etapas de la vida, pero no desaprovechó nunca el tiempo. Emuló de ella su gusto insaciable por terminar lo que empezaba, por eso un día salió el manual de Microsoft tras experimentos de Bill Gates en sus largas horas de juego.  Su gran juego fue la creatividad.

Edi Ariengheri.

El nombre por sí solo tal vez no diga mucho.  Pero sí nombramos a Andrea Boccelli, se hace más cercano el mismo.  Edi como cualquier madre quiso lo mejor para su hijo desde antes de nacer.  Pero este deseo se vio nublado con el dictamen médico, el cual obligaba a la joven madre a abortar tras la predicción médica de que su bebe nacería con un glaucoma congénito  que pronto lo dejaría ciego.

Ella solo fue al hospital por un dolor estomacal, entonces, por qué recibir ese dictamen médico. Para la época debía hacer lo que decían los galenos.  Pero elle respondió con un no. Dijo que iría contra este dictamen y que su hijo sería grande.  Andrea nació y efectivamente perdió la visión a los 12 años, pero con lo que nadie contaba, era lo que el destino le aguardaba.  Fue también en un hospital de Turín (Italia) donde Andrea conoció a un ruso que amaba la música sinfónica.  No cesó de escucharlo durante todo un día.  Desarrolló un gusto fascinante por la música, una voz inconfundible y una sensibilidad musical que hace temblar los sentidos más allá de la visión.

 

Comentarios