Entretenimiento

Loving Vincent

Loving Vincent

FICHA TÉCNICA:

DIRECTORES: Dorota Kobiela y Hugh Welchman.

GUION: Dorota Kobiela, Hugh Welchman y Jacek Dehnel.

MÚSICA: Clint Mansell.

FOTOGRAFÍA: Tristan Oliver.

Pero la animación en el cine ha evolucionado, desde sus técnicas hasta sus contenidos, lo cual significa que ahora las películas animadas están dirigidas no solamente al público infantil, sino al de todas las edades. Loving Vincent es un claro ejemplo de la evolución pero sobre todo de la innovación en términos de la animación cinematográfica. Y es que hasta ahora habíamos visto toda clase de animaciones: desde los clásicos dibujos hechos a mano hasta figuras tridimensionales en plastilina y por supuesto, la digitalización por computadora.

Pero nunca habíamos visto una película en la que se hayan utilizado más de 65.000 fotogramas pintados a mano por artistas de todo el mundo a través de los cuales se les diera vida a muchos de los cuadros de Vincent Van Gogh. Así es, Loving Vincent es una arriesgada y complicada película de animación, pero no cualquier tipo de animación. Los directores Dorota Kobiela y Hugh Welchman hicieron de Loving Vincent la primera película realizada al óleo de la historia del cine, dando como resultado una alucinante experiencia, especialmente para los amantes del arte y del característico estilo impresionista del pintor holandés.  

La historia de Loving Vincent se plantea principalmente en dos aspectos: primero; ¿qué pasaría si las pinturas de Van Gogh, con todo y sus vibrantes colores cobraran vida y movimiento? Y segundo; qué tal si la bala que lo mató no fue disparada por él, sino por alguien más? Pues bien, en esta línea argumental se mueve la historia del film que se desarrolla durante el verano de 1891 en Francia.

Allí, el joven Armand recibe una carta de su padre, el cartero Joseph Roulin, para ser entregada personalmente en Paris a Theo, el hermano de su amigo Vincent Van Gogh. Pero en París no hay rastro de Theo, del que cuentan los lugareños que murió poco tiempo después de que su hermano Vincent se quitara la vida. Así comienza Loving Vincent, recorriendo algunos aspectos de la misteriosa vida del artista holandés pero sobre todo dando vida a muchos de sus cuadros más emblemáticos. Es así como el joven Armand, en su esfuerzo por entregar la última carta escrita por Vincent Van Gogh a su hermano Theo, se sumergirá en una investigación en la que nada parece tener sentido, y que le llevará a pensar que lo que se consideró un suicidio pudo haber sido un asesinato. 

Sin duda alguna, los realizadores de esta película ( Dorota Kobiela y Hugh Welchman) deben apreciar y amar verdaderamente el arte de Van Gogh ya que se necesita una pasión muy especial para poder llevar a cabo un proyecto tan complicado como Loving Vincent. Y la buena noticia es que ya está disponible en la plataforma Netflix.

Comentarios