Cultura

Los océanos y sus islas de plásticos.

Los océanos y sus islas de plásticos.

En nuestro Sistema Solar, no existe otro planeta de color azul, solo la Tierra. Las fotos tomadas por los astronautas durante sus viajes espaciales, reflejan esta esfera maravillosa que se destaca en el espacio, por su  brillante tonalidad, pero ¿a qué se debe ese color?

El  azul de nuestro Planeta se debe a que más del 70% está cubierto por mares.  Somos más agua que tierra. Esto refleja la absoluta importancia  de los océanos, ya que del agua nace la vida y dentro de ella existe una población acuática que se ha subestimado, ya que debido al maltrato humano,  muchos  habitantes del océano podrían un día desaparecer. Flora y fauna marina están siendo agredidas.  

Según el profesor y director del Instituto para el Cambio Global de la Universidad de Queensland, en Australia, Ove Hoegh-Guldberg:  “Los indicadores científicos disponibles nos dicen que ya se han perdido  la mitad de los arrecifes de coral del planeta en los últimos treinta años. De no hacer nada, en treinta años el 99% de ellos .desaparecerán”. A esta denuncia  se suma, La Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos,  señalando que los arrecifes desaparecerían en el año 2050.

Aunque suene catastrófico,  expertos de todo el mundo advierten que esto, es una realidad. No se tiene conciencia de lo que ocurre en los fondos oceánicos; ni en la superficie más allá de unos metros desde tierra firme, pero lo cierto es que allí está la  devastación.

El océano expulsa de su seno en forma de contaminación no biodegradable, plásticos de todo tipo;  también, “lágrimas de sirena”, que son diminutas esferas de plástico, eso se observa en la superficie, pero más grave aún, las criaturas marinas las ingieren, o se quedan atrapadas en redes, o simplemente se mueren o desorientan debido a la destrucción de su hábitat natural.

     Islas de plástico.

El  desafío para el mundo oceánico, consiste en sobrevivir. La contaminación de sus aguas es  aterradora, sobre ellas flotan islas de residuos como el que permanece  entre Hawai y California, denominado “Gran Parche de Basura del Pacífico”, con una extensión de  1,6 millones de Km2,  lo que equivale  a España, Francia y Alemania.  Contiene 80.000 toneladas métricas de plástico. Cada año aumenta esta acumulación de basura, su extensión en profundidad no ha podido establecerse. Se estima que la basura plástica oceánica supera ya los 5 billones de trozos de plástico y su peso puede exceder los 150 millones de toneladas, según cifras de la fundación Ellen MacArthur y del Five Gyres Institute en Los Ángeles.

También existen otras islas de plástico, en el pacífico norte, atlántico norte, sur del pacífico, sur del atlántico e Índico;   aunque por ser menores, no menos preocupantes y mortíferas.

Los plásticos absorben el calor del sol, esto empeora el aumento de temperatura oceánica, así como su acidez. La pregunta que surge entonces es, ¿Cómo se permitió  tan elevado nivel de destrucción?

        Autodefensa

Así como el cuerpo humano posee un sistema inmune capaz de reunir y enquistar materias extrañas, dañinas a su salud, los océanos aíslan también  esos “tumores” por eso se forman esas islas de desechos. Resulta paradójico pensar cómo el hombre extrae de los océanos: oxígeno,  alimento, medicinas, vida. -además, los océanos absorben un 25% del CO2; (gases con efecto invernadero)-  y a cambio se le devuelve muerte.

      Ideas y acciones

Entre científicos y diseñadores  han surgido múltiples ideas –interesantes unas, peregrinas otras - para enfrentar el desastre de las islas flotantes:

Rascacielos Submarino. Consiste en utilizar los residuos para construir en el océano, una edificación  tipo Torre Eiffel invertida. La idea es de los diseñadores Servios Milorad Vidojević, Pucarević Jelena y Pihler Milica.

Central hidroeléctrica flotante.  Propuesta de Sung Jin Cho, cuya central  flotante iría limpiando y generando energía  a partir del agua.

Bacterias que devoran plásticos. Científicos japoneses utilizarían la bacteria “Ideonella sakaiensis 201-F6” que elimina el  plástico.

Un hogar refugio para damnificados. En Rótterdam,  WHIM propone compactar los plásticos, cubrirlos de tierra y crear una nueva superficie en la que puedan vivir refugiados víctimas de catástrofes naturales.

Reutilizar el plástico y  convertirlo en combustible diésel.  Esta idea es del  Proyecto Kaisei - Planeta Oceánico- en japonés.

Hilos para hacer tela. Upcycling The Oceans de la Fundación Ecoalf junto a Ecoembes han tenido la idea  de recuperar las basuras. Estas organizaciones cuentan con la colaboración de los pescadores del Mediterráneo, quienes con sus 165 barcos, colaboran en la recolección de los desechos.

     Proyecto limpieza.

Existen organizaciones como The Ocean Cleanup, que mediante pantallas flotantes retirará el 50% del plástico que flota en el Pacífico. Igualmente, el ecologista alemán Günther Bonin, trabaja  en la  descomunal recolección de plásticos, utilizando una flota de catamaranes, con los que retira en cada misión dos toneladas de basura plástica. The Inner Harbor Water Wheel, -el caracol gigante- cuyo diseño es capaz de procesar hasta 25 toneladas de basura al día .La lista es muy extensa. Por fortuna en todo el mundo, se están fabricando productos biodegradables, que unida esta acción, a labores de reciclaje, limpieza y filtrado de ríos, podría arrojar buenos resultados.


Comentarios