Cultura

El secreto del sur

El secreto del sur

Existen más de 500 glaciares en la zona sur de la tierra, en lo más próximo a la conocida zona austral del continente de la cual los chilenos y los argentinos se sientes orgullosos. No es para menos, aquí se encuentra alrededor del 99 por ciento del  hielo mundial y del cual depende la temperatura global y el suministro de agua.

Viajar por la Patagonia e ir descendiendo es encontrarse con la Antártida, un universo que deja absorto a quienes tienen la fortuna de conocer al responsable de la supervivencia de la humanidad.  No es exagerado describirlo así como lo demostraremos a continuación.

Y es que solo 23 personas han pisado el glaciar Thwaities por su fragilidad, difícil acceso e inmisericorde clima. Es uno de los hijos de la Antártida que esconde un gran secreto. Aunque hay más de 506 glaciares hasta ahora bautizados en la zona,  este en particular es considerado el bastión de la sostenibilidad de los habitantes que se encuentran en tierra “firme” o sea en los continentes.

El mundo del hielo se dibuja en una tipología amplia y variada de los glaciares. Por eso en la literatura es común que se hable de glaciares tropicales, de latitud media, glaciares de Valle, de Casquetes, en fin, pero más allá de la descripción, quienes se acercan a la Patagonia saben que se aproximan a un mundo exorbitante que ofrece un turismo diferente. 

Glaciares que caminan

La punta de los Andes emerge en un espacio que complace el éxtasis visual, montañas con sombreros blancos anuncian que se ha llegado a un gélido mundo, donde aparece El Calafate, siendo el espejo de agua de mayor superficie de Argentina. A propósito debe su nombre a una analogía:   Un árbol de la zona que tiene unas ramas muy espinosas, pero un fruto muy dulce.

Esta villa turística es conocida también como la capital de los glaciares.  Aquí empieza la aventura.  Bosques, lagos e imponentes glaciares siendo uno de los más visitados el Glaciar Perito Moreno.  En medio de una temperatura que puede descender a los -1º centígrado, en temporada media, los visitantes disfrutan de este gigante del hielo que llega a los 60 metros de altura  que de tanto avanzar hace correr todo lo que tiene en frente.  Cada caída de bloques de hielo simulan el sonido del trueno.  Su frente sobrepasa los 5 km de ancho.

La caída de los bloques de hielo ha llegado hasta tierra firme en algunos momentos de la historia, cuando aumenta a niveles sorprendentes, modificando el nivel de las aguas.  Cada tres o cuatro años se da una nivelación de las mismas lo cual  produce un espectáculo sinigual para miles de turistas de todo el mundo que se dan cita alrededor de él.

El Secreto

Pero más allá del espectáculo que la zona ofrece, el movimiento del glaciar Thwaites en particular podría poner en riesgo el 50 por ciento de la población mundial.  Contrario a lo que muchos imaginan el hielo de la Antártida no se derrite por decisión propia.  Si algo lo mueve, él cede empujando a los otros glaciares. Nunca un glaciar se mueve en solitario.  Arrasa a muchos más.

Por eso los científicos saben  que la pérdida del glaciar Thwaites, que ya se ha manifestado, no será aislada, hará mover a los glaciares hermanos, incrementando los niveles de agua a un nivel exagerado, poniendo en riesgo a  las personas que vivan a menos de 80 km. de las zonas costeras, esto es la mitad de la población mundial.  La NASA y la universidad de Washington coinciden al señalar que el proceso no se da en un día, pero hay indicios de que el glaciar se está moviendo.

Y es que no es para menos, Thwaites es conocido como el gigante de los glaciares del lugar, aunque como lo hemos señalado se ha venido fraccionando.  Su cuidado va más allá de preservar el turismo de la zona, resulta increíble pensar que algo que pase en una zona tan alejada como la Antártida afecte la estabilidad de la tierra. Por eso las, tan solo, 46 pisadas que ha recibido el lugar, según algunos cálculos, connotan la majestuosidad de la naturaleza. Thwaites es el botón de la estabilidad del mundo. 

Comentarios