Cultura

Fuego amenazante

Fuego amenazante

Un solo país suramericano tiene 95 volcanes  activos.  Pero son cuatro los países que revisten mayor peligro a la hora de pensar en su amenaza.   La reciente erupción que  hizo el Volcán del Fuego en Guatemala, dejando a su paso más de un centenar de muertos,  ha hecho reforzar las alertas en torno a lo que significan estos majestuosos conos de fuego cuyo misterio es también, un atractivo turístico que  ya ha dejado víctimas.

Imponentes, la mayor parte del tiempo casi silentes, -como meditabundos-sugieren una pasividad que enamora, pero como cruel conquistador, en el momento menos esperado rugen arrasando todo lo que encuentran a su alrededor.

Aún así existe un público ansioso que no se deja intimidar por la voracidad de estos fenómenos naturales  y persiguen desde Alaska hasta la Patagonia los volcanes más temibles,  por eso, estos se han convertido en un destino turístico apetecido.  México, Chile, Ecuador y Colombia, son los países que tienen  mayor número de  volcanes que revisten peligro.

A propósito del riesgo, en este último país el volcán Galeras erupcionó en 1993 llevándose consigo la vida de un grupo de turistas y científicos que se encontraban dentro de su cráter.  Sigue siendo uno de los más activos y en los últimos días ha generado varias alertas que han obligado a evacuar las personas alrededor.

Pero históricamente el volcán más nocivo a este lado del continente  sigue siendo el Nevado del Ruiz, -fuego en el interior, nieve en su cúspide- dejó 25 mil muertos, un pueblo desapareció por completo. Nadie fue capaz de volverlo a levantar otra vez. La ceniza negra se llevó la historia de aquel poblado.

Pisadas de fuego

Pero más allá del peligro que advierten todas estas experiencias, los amantes de los deportes extremos, especialmente el montañismo, siguen buscando el volcán que más adrenalina les produzca. Uno de los más atemorizantes es el nevado Ojos del Salado considerado el más alto del mundo y palpablemente activo. Está ubicado entre Chile y Argentina y mide 5.891 metros.

Los sonidos de la naturaleza son los que mayor temor infunden a la cotidianidad interrumpida por sus manifestaciones.  En Chile lo saben bien. El volcán Villarica está al sur del país, mide más de 1.800 metros de altura.  Con el factor sorpresa, propio de los volcanes, estuvo 15 años dormido y en 2015 despertó arrojando lava y ceniza a más de 1.000 metros de altura, sin contar con que hizo correr a todos los pobladores cercanos.

 

Pero aún resulta más sorprendente que el volcán Cabulco durmió por  40 años y despertó también en el 2015.

La lista sería interminable si se tratara de exponer los volcanes más temibles de nuestro continente los cuales despiertan las emociones más profundas de los incontrolables viajeros, ni la erupción del volcán Kilauea de Hawai que destruyó más de 30 edificios hace pocos días, los contiene.  Por eso pareciera que se cumple aquella máxima indígena que enseña que la naturaleza y el hombre, son uno solo. Siempre se buscarán. 

Comentarios