Noticias

Europa se prepara para un Brexit sin anestesia

Europa se prepara para un Brexit sin anestesia

La salida del Reino Unido de la Unión Europea, conocida como Brexit, parece no encontrar una solución satisfactoria para ambas partes y ante el estancamiento de las negociaciones las autoridades europeas han alertado a los países miembros a prepararse a una ruptura sin anestesia con el Reino Unido.

La Primera Ministro de Gran Bretaña, Theresa May, presentó su plan de salida en el que propone una ruptura blanda a través del establecimiento de un acuerdo de libre comercio bilateral, facilidades para la movilización de los ciudadanos europeos en el Reino Unido y viceversa, un acuerdo flexible en materia de servicios y colaboración en el área de defensa.

Se trata de una solución descafeinada del Brexit que acepta buena parte del tutelaje europeo en materia comercial así como la circulación de personas a fin de minimizar el impacto de la ruptura con la Unión Europea, el principal socio comercial de los británicos.

Sin embargo, este plan ha encontrado detractores en el ámbito interno como del otro lado del Canal de La Mancha.  

Dentro del Reino Unido, el propio gobierno de May ha tenido que hacer frente al sector radical de su propio partido que quiere una ruptura total con la Unión Europea y que incluso le ha generado varias crisis políticas entre ellas la salida de Boris Johnson como Ministro de Relaciones Exteriores, una de las caras más visibles del Brexit duro, aunque la salida de Johnson le ha dado a May algo de oxígeno.

Del lado Europeo, la posición de Bruselas ha sido firme a fin de evitar que un Brexit indoloro estimule otras iniciativas secesionistas en Europa, sobre todo en un momento en que el populismo nacionalista vive un importante auge en el continente.

Uno de los escollos más grandes en el proceso de negociación es la frontera de Irlanda con Irlanda del Norte. El temor que el establecimiento de una frontera física entre las dos irlandas podría revivir la violencia en Irlanda del Norte ya que uno de los aspectos fundamentales del acuerdo de paz de 1998 es de una frontera abierta entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Europa ha propuesto mantener a Irlanda del Norte dentro de la Unión Aduanera, pero la propuesta ha sido rechazada por May que considera que un acuerdo de esa naturaleza afecta la integridad territorial de ese país.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea entra en la recta final ya que en  marzo del 2019 debe concretarse la ruptura. Quedan por delante pocos meses de negociación y queda la incertidumbre si la Primer Ministro Theresa May será capaz de llevar a cabo su plan de tener al menos un acuerdo, bajo la premisa de que un mal acuerdo con Europa es mejor que ninguno, o se terminará imponiendo el sector pro Brexit radical, cuya postura está motivada por razones xenofóbicas en detrimento de las necesidades y la realidad económica del Reino Unido.


Foto: La Primer Ministro de Gran Bretaña Theresa May y  Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea (Foto AFP)



Comentarios