Noticias

Vacaciones, ¿A dónde vamos?

Vacaciones, ¿A dónde vamos?

     ¡Al fin llegó agosto!. Es el tiempo que soñamos durante el  invierno, cuando la nieve  nos dificulta salir a disfrutar a nuestras anchas de la naturaleza. Es tiempo de vacaciones, tiempo para reuniones con familiares, amigos, diversión y descansar de la rutina de todo el año, pero antes de viajar, vamos a recordar de dónde salió el nombre del mes actual.

Agosto nació de un capricho.

En la Antigua Roma, los meses del año eran solamente diez.  El año empezaba en marzo,   agosto se llamaba sextilis, pero en  el año 24 antes de nuestra era, el emperador Augusto, como tenía  todo en abundancia, pensó que solo le faltaba tener un mes para él solo,  así que, por un capricho, agregó al calendario un nuevo mes, que llevaría su nombre, Augusto”; y ese es el origen de este mes.

Lo que  este emperador hizo en realidad, fue imitar a su antecesor, Julio Cesar, quien también cambió en el calendario, el mes quinctilis para darle su nombre “Julio”, en honor a sí mismo. Caprichos de los poderosos que hacen historia.

     Habiendo hecho claridad en esto, ahora sí miremos el modo en que se puede disponer del tiempo  vacacional.  A veces se piensa, que para  unos días inolvidables a la familia, es preciso realizar un costoso viaje al exterior, lo que significa pasar por el agobio de las maletas, las colas, los niños agotados, dormidos y doblados,  amarrados a una silla en posturas inverosímiles, pero pese a todo, el ajetreo siempre vale la pena, porque viajar es aprender y disfrutar,  pero hay otras opciones que los niños aprecian y son mucho más prácticas. Sabemos que muchos estaremos de acuerdo.

     Visitar lugares, que  por estar muy cercanos, casi no los tomamos en cuenta, a veces ni  los conocemos; pero  que son encantadores, llenos de atractivos naturales, historia y diversión segura para todos, pueden ser una gran opción.

   Bayfront Park

    Sin salir de Hamilton, en el extremo norte, por ejemplo, nos espera  Bayfront Park,  con una gran diversidad de vida salvaje,  patos, cisnes y tortugas. Parques que bordean la playa, donde  toda la familia puede vivir la experiencia de pasear en bote, conocer s una opción para compartir  en familia, donde se puede montar a caballo, tomar clases, o presenciar espectáculos ecuestres. Mucho que explorar y conocer en este lugar. Un tiempo excelente para conocer  el Royal Botanical Gardens , (el más grande de Canada), o asistir a conciertos al aire libre, visitar museos, aprender y divertirse un montón.

  

     Port Dalhousie

      Después de un buen descanso, salir bien temprano hacia St Catharines , y tomar el sol en sus playas cercanas al Canal de Welland, presenciar el alzamiento del puente levadizo, para dar paso a los barcos y luego continuar hasta   Port Dalhousie, zona residencial, asomada al lago Ontario, su playa, hermosa y bien cuidada, (con alfombra hasta la orilla del agua); un carrusel infantil en las inmediaciones de sus amplios  jardines, donde habitan patos, ya acostumbrados a la presencia humana, pasean libremente en grandes grupos, o nadan plácidamente por el canal. Pintoresco paisaje de veleros y  puestas de sol, a espaldas del faro,  que son incomparables.

     Niagara Falls

     Los niños aprenden y disfrutan enormemente, un tradicional día de campo en familia; mantel y comida  a la sombra de un frondoso árbol, observar la naturaleza, escuchar el canto de los pájaros, practicar algún deporte,  hacer una acampada, visitar alguno de nuestros lugares turísticos, que la gente del mundo entero paga mucho por venir a conocer, como Niágara Falls. Y el Rainbow Bridge, puente que une a Canadá con EEUU.

     Muy cerca de la gran cascada, la familia puede disfrutar de lugares extraordinarios para comer en ambientes completamente originales, como por ejemplo el restaurante que es una selva poblada de árboles y plantas,  donde cualquier animal “salvaje” puede ser tu anfitrión. No es común entrar en un restaurante y ser recibido  por un elefante, comer al lado de un león, mientras somos observados por jirafas, serpientes, cocodrilos y cualquier otro sorprendente animal, entre graznidos y rugidos, (por fortuna artificiales). Es una experiencia inolvidable para la familia entera.

     El rugido mayor, nos espera en la atronadora caída de agua, fotos, videos, helados de crema, y mucha  emoción frente a las Cataratas, es una experiencia inolvidable para grandes y chicos. Luego compras en las tiendas turísticas, o visitas a las numerosas atracciones en Clifton Hill, y si el día alcanza,  un paseo en barco por el Niagara, al pie de la caída de agua, y quedarse sin aliento ante la atronadora fuerza y cautivante hermosura de las vistas, (empaparse de agua será inevitable a pesar de las capas impermeables, lo cual será un disfrute adicional para los niños).

     Muy cerca, es obligatorio pasar por  el Jardín Botánico  y el Conservatorio de Mariposas, millares de ejemplares que son la auténtica poesía alada. La ciudad, también ofrece  visita a Fort George y Fort Erie, y un sinfín de lugares interesantes.

     Six Nations. Ceremonial del “Pow  Wow”.

   Como el tiempo es suficiente, otro día, se puede   visitar y conocer la fiesta ceremonial del “Pow  Wow”, que es la reunión  de los nativos americanos. El  espectáculo es algo increíble, digno de ser incluido en nuestro tiempo de asueto. Cerca de la ciudad de Brantford, Ontario,  se encuentra Caledonia, a orillas del Rio Grande;  allí se nos brinda la oportunidad de conocer más sobre  la reserva indígena  Six Nations; habitada por comunidades indígenas. Algo sensacional son sus bailes; van ataviados con sus coloridos trajes típicos, adornados con plumas, collares, polainas, diademas, anchos cinturones flecos y  mocasines.  Se siente el espíritu, la fuerza ancestral de su arte, en el canto y la danza durante los desfiles y  rituales. El ambiente es contagioso, los registros agudos de los cantantes, y por supuesto,  los bailes, invitarán a salir al campo, y participar en estas llamativas danzas. Es otro mundo, que tenemos el privilegio de poder disfrutar casi sin salir de casa.

     Los niños más pequeños en el futuro, tal vez no recordarán la visita a un exótico país extranjero, pero en sus memorias siempre quedarán impresas, estas imágenes de lo suyo, lo cercano y natural: un castillo de arena que papá le ayudó a construir, la increíble tarde que se ensució con tierra y piedras, o cuando se mojó jugando con el agua de la fuente en el back yard, pero sobre todo, (bien sea viajando a otro continente, o permaneciendo cerca de casa), el recuerdo de la armonía,  el amor familiar y el tiempo compartido, serán  imperecederos y ayudarán a formar la personalidad de nuestros niños.

    Fechas para recordar en agosto.

·      9 de agosto: Día internacional de la población autóctona del mundo.

·      12 de agosto:  Día internacional de la juventud.

·     20 de agosto:   Día de la radio (Aprovechamos para felicitar a PL Radio, The Hawk  101.5  FM, en Hamilton, ON; y en Europa, a nuestros amigos de Radio Nervión 90.7 FM Bilbao, quienes a través de Lino y todo el equipo de esa emisora en España,  siguen la transmisión de  “Presencia Latina” en Canadá, enviándonos cálidos saludos).

·      26  de agosto: Día nacional de la solidaridad,

·      28 de agosto: Celebramos el inspirador discurso de Martin Luther King,  “Yo tengo un sueño”, ocasión especial para hablar con los hijos sobre lo negativo de la discriminación racial y los avances gigantescos obtenidos al respecto.

     Felices vacaciones, feliz agosto luminoso,  en este bendito país, donde  “Yo tengo un sueño”, se hizo realidad.

Comentarios