Cultura

Brasil está de plácemes

Brasil está de plácemes

Felicitaciones a los brasileños por su fiesta de independencia

196 años cumple ya Brasil como país libre del yugo portugués.  Aunque su tonalidad e idioma recuerda el país que le colonizó, esta majestuosa nación  hoy tiene identidad propia que resalta en el continente y en el mundo.

Sobre el río Ipiranga en la ciudad de Sao Paulo el príncipe de Portugal “Don Pedro I” proclamó la libertad de la nación.  Aunque su origen no era brasileño, tal vez le envolvió la hermosura de la geografía del país sureño y declaró su emancipación.

Un conveniente recado

A diferencia de la mayoría de países en el mundo, Brasil no se independizó por luchas que llamaban a la libertad, sino por una de las muchas hazañas de Napoleón Bonaparte quien debilitó al imperio Portugués y esto tuvo eco en el país suramericano.

El camino hacia la libertad se abrió paso cuando por un recado que llegó al rey (quien se encontraba en Brasil exiliado por causa de Napoleón) tuvo que volver a Portugal inmediatamente y el mando pasó a su hijo, Don Pedro I, quien impulsó en ese tiempo los aires de libertad.   Lo primero que hizo fue quitarle poder a la fuerza armada europea.

Ese 7 de septiembre de 1822, fecha en la que se proclamó la libertad de Brasil, seguro no fue una buen día para recordar por parte de quien fuera el rey,  Joavo VI.

De servil a potencia media

Brasil es reconocido porque sobresale en la región a nivel económico y comercial.  El término ´potencia media´ no es caprichoso, en relaciones internacionales aduce a un país que actúa con protagonismo propio en la región y juega como pilar frente a otros países, aunque aún no pueda contarse entre las grandes potencias mundiales.

Ese es el caso de Brasil, el cual es una potencia media porque sobresale por su dimensión geográfica y recursos queriendo ser  un hegemón y  jugar a nivel internacional con los grandes, esta ha sido su apuesta.  Tiene grandes alcances como vacíos por resolver especialmente en materia de igualdad entre sus pobladores y evitar los problemas de corrupción.

Pero más allá de las apuestas por alcanzar, Brasil hoy tiene su propia identidad, es libre y ha tenido 37 presidentes que han apostado a construir junto con los suyos la nación que todos celebramos.  

¡Feliz aniversario!

Comentarios