Noticias

China y El Vaticano abre las puertas para la restitución relaciones diplomáticas

China y El Vaticano abre las puertas para la restitución relaciones diplomáticas

El gobierno de China y la Santa Sede se dispusieron para el restablecimiento de relaciones diplomáticas rotas por casi 70 años, al firmar un acuerdo histórico en el que el gobierno chino reconoce al Papa como jefe único de la Iglesia Católica china a cambio del reconocimiento por parte de El Vaticano de los obispos nombrados por el gobierno chino.


Con este acuerdo se logra la reunificación de la Iglesia Católica en China, en la que existía una rama oficial reconocida por el gobierno de China, que cuenta con 60 obispos, y otra clandestina defendida por el Vaticano, que la forman unos 30 obispos.

A partir de la firma del acuerdo, el gobierno chino propondrá a los obispos mientras que el Papa se reserva el derecho al veto. Los obispos ya nombrados por China pasan a ser reconocidos por Roma que incluso readmitirá a los prelados que hayan sido excomulgados por seguir las órdenes de China.
 
 
El acercamiento entre El Vaticano y China se trata de un acontecimiento histórico y de especial resonancia internacional por las características de sus protagonistas. China es la segunda economía mundial y cada vez se afirma como un contrapeso para Estados Unidos, aunque eso no implique el reestablecimiento de una Guerra Fría, la Santa Sede por su parte es la cabeza de una de las religiones más extendidas y más organizadas en el mundo y a su vez mantiene relaciones diplomáticas con más de 150 países, lo que le da una enorme influencia en la política mundial.

Las relaciones diplomáticas entre China y la Santa Sede se rompieron en 1951 luego de que Mao Zedong, máximo líder de ese país expulsara al Nuncio Apostólico así como a varios misioneros católicos. Desde entonces, el gobierno chino había nombrado a los obispos de ese país sin el permiso de El Vaticano que a su vez había nombrado a varios obispos que operaban en la clandestinidad.
 
Sin embargo, aún hay elementos clave que aún hay de dilucidar para lograr un acuerdo completo entre China y El Vaticano como es el caso de Taiwán, un aliado tradicional del Papa pero considerado parte integral de China por el gobierno de ese país, que siempre ejerce una enorme presión para mantener al gobierno taiwanés aislado diplomáticamente.

No obstante, ambos actores internacionales dan muestras de su interés por normalizar sus relaciones diplomáticas así como por respetar la unidad de la Iglesia Católica en ese país asiático.

Se espera que una vez reestablecido el diálogo entre China y El Vaticano, el próximo paso para la Santa Sede sea el acercamiento con Rusia, un paso trascendente desde el punto de vista político y también desde el ámbito religioso ya que es un acercamiento con la Iglesia Ortodoxa Rusa

De gira por el Báltico

El Papa Francisco realizó una gira por los tres países del Báltico:  Lituania, Estonia y Letonia, en la que reconoció que problemas y la corrupción en la Iglesia Católica han contribuido con el distanciamiento de los fieles.

También, abogó por la reconciliación y el fin de las rencillas históricas en una de las áreas con más tensiones geopolíticas en el mundo. Es por ello que su Santidad el Papa también abogó sobre la importancia de la independencia de los países del Báltico.

Los países del Báltico, en los que un tercio de la población son rusoparlantes, son aliados de la OTAN pero a la vez son zona de influencia de Rusia.


Comentarios