Cultura

Un hombre violento

Un hombre violento

Un hombre violento, agresivo y abusador un día nació siendo un niño, como cualquier otro niño/a, lleno de sentimientos, emociones, fragilidad, habilidades y un inconmensurable potencial...

Sumarnos al trabajo de recuperación de los derechos de las mujeres y de apoyarnos como hermanas en la defensa de nuestro ser es necesario, pero al mismo tiempo es importante ver con claridad que ninguna lucha prosperará hasta que podamos comprender que para que un niño llegue a convertirse en ese hombre al que todos tanto tememos, tenemos que primero haber permitido que fuese quebrantado, doblegado, subyugado y torturado física y/o emocionalmente al punto de transformarle en alguien que en el fondo no es ni nunca quiso ser, solo que no lo sabe.

Casi todos hemos visto cómo es el proceso de destrucción de un niño inocente hasta convertirlo en un hombre al que temer. Así es en parte como funciona: el niño quiere expresar alguna emoción y se hace burla de él. Cuando sea que busca refugio y consuelo se le dice que "se porte como hombre", a muchos se les ha golpeado para "hacerlos más fuertes", se les ha negado el afecto y contacto físico porque eso es de “niñitas” y mucho más. Todo este lento y doloroso proceso ocurre frente a los ojos de todos los adultos que le rodean, quienes no intervienen de ninguna manera en favor de ese niño.

El punto es que los derechos de todos nacen con la vida de todos (unos discuten que esto ocurre al salir del vientre de la madre, otros al momento de la gestación, pero ese es otro tema) y es importante comenzar a trabajar en defenderlos desde el principio, sin discriminación por edad y/o género y así terminar con esta cruda herencia que nos dejaron los conquistadores: La violencia.

Comentarios