Cultura

Amabilidad

Amabilidad

Ayer mi hija y yo fuimos a un negocio a comprar unas hierbas. De pronto ella me dice "mamá mira” y me muestra un gotario que ella sabía que yo buscaba. La gerente la mira y le dice con tono duro "pon eso de vuelta, que la gente no quiere comprar cosas que otros han toqueteado" mi hija lo pone de vuelta y su cara se descompone al tiempo que camina despacio hasta quedar tras de mí. En el mismo momento en que soy testigo de la injusta escena, le digo a la señora con tono amable que si en algún momento ve a mi hija haciendo algo que no le parece apropiado que me pregunte a mí, pues ella no conoce las razones de mi hija ni menos el tono al que ella (mi hija) está acostumbrada a ser hablada, sin embargo, pese a mi tono, la cara de la gerente se descompone y puedo percibir a la niña sintiendo que está en problemas, por ello le tomo la mano, mientras me abraza por detrás y le digo entiendo que esto es un mero malentendido y que sé que no viene de ninguna mala intención de su parte. Luego le aviso a la señora que mi hija y yo nos vamos a tomar unos minutos fuera de la tienda para lidiar con nuestros sentimientos.

Entonces salimos y nos sentamos en una butaca abrazadas por un momento hasta que sentí que su cuerpecito se había relajado. Luego volvimos a la tienda tranquilamente en donde la señora gerente nos esperaba atenta para darme las gracias por "no haberle gritado". Recordemos siempre que dentro de cada uno hay un ser sensible que necesita ser tratado con amabilidad, sin importas su tamaño.

Comentarios