Noticias

Un día para recordar

Un día para recordar

El 11 de este mes celebramos “Remembrance Day”, o Día del Recuerdo, un día de asueto de la Mancomunidad Británica de Naciones, para conmemorar a todos esos hombres y mujeres que sirvieron durante la Primera Guerra Mundial (1914 – 1918), La Segunda Guerra Mundial (1935 – 1945) y la Guerra de Corea (1950-1953), conflictos bélicos en los que 2.3 millones de canadienses sirvieron a su país y más de 118 mil fallecieron.

Se celebra en esa fecha, porque el 11 de noviembre a las 11 horas en el año 1918 se dio fin a la Primera Guerra Mundial y en honor a los valientes se guardan 2 minutos de silencio a las 11 de la mañana.

El primer encuentro de los soldados canadienses durante la Primera Guerra Mundial, fue en Ypres en Bélgica el 22 de abril de 1915 donde los alemanes derramaron un gas venenoso sobre las trincheras de los soldados, muriendo un tercio de la tropa canadiense. Dos años más tarde, los canadienses ayudaron a cambiar el rumbo de la batalla cuando ganaron una victoria en Vimy Ridge. Este triunfo costó más de diez mil víctimas en seis días.

Durante la segunda guerra mundial, más de un millón de hombres y mujeres canadienses se alistaron en la marina, ejército y fuerza aérea. 42 mil dieron sus vidas en este conflicto.

Posteriormente, En 1950, los soldados canadienses se movilizaron en nombre de las Naciones Unidas (ONU) para defender a Corea del Sur contra una invasión de Corea del Norte.

Otros de canadienses murieron en misiones de paz de la ONU, en ejercicios de entrenamiento durante la Guerra Fría y en la intervención canadiense en Afganistán.

El simbólico Red Poppy

A partir del último viernes del mes de octubre grupos de voluntarios comienzan a repartir una pequeña flor roja de plástico, que se asemeja a una flor de amapola, la cual es el símbolo de las celebraciones del Día del Recuerdo. A cambio del poppy, que lucirán el 11 de noviembre, e incluso unos días antes, se recibe una donación destinada a apoyar a los veteranos de las Fuerzas Armadas Canadienses, a través de distintos programas. Cada año se recaudan cerca de $20 millones a través de esta iniciativa.

¿Pero por qué se usa esta flor? Pues porque floreció en los campos de batalla en la Primera Guerra Mundial y su color rojo simboliza la sangre derramada. Así desde el año 1921 se le llamó la “flor del recuerdo”.

Como hispanos residentes en Canadá, debemos involúcranos en estas actividades. Ser partícipes de los recuerdos de la historia el país que nos abrió sus puertas y sobre todo sembrar en las nuevas generaciones ese amor y sentido de pertenencia con esta gran nación que llamamos hogar.

Comentarios