Cultura

Donación de órganos: una historia de bondad y esperanza

Donación de órganos: una historia de bondad y esperanza

“Tengo la bendición de estar viva. No debería estarlo, pero creo que estoy aquí cumpliendo un propósito. Quizás sea algo tan simple como hacerme la graciosa con mis sobrinos y familia, o jugar con los animales, pero yo no estaba destinada a morir en esa sala de operaciones. Yo estaba destinada a ser la mejor candidata para recibir el trasplante de hígado que me salvo la vida”.

Lisa Andersson tiene una sonrisa contagiosa y de oreja a oreja. La mujer canadiense tenía solo 29 años cuando le diagnosticaron una enfermedad hepática muy rara que solo le pasa a uno en un millón de personas. "Yo fui la elegida", dice ella riendo.

Todo sucedió muy rápido. Lisa, quien ahora tiene 51 años, entró y salió del hospital por varios meses, probó diferentes tratamientos y mantenía su mejor actitud. Sin embargo, nada parecía funcionar.

Su hígado estaba "deteriorándose más rápidamente de lo previsto". Fue puesta en la lista de espera para un trasplante de hígado después de ser trasladada de urgencia al hospital e internada hasta nuevo aviso. En un transcurso de cuatro meses, hubo tres posibles donantes, pero ninguno parecía ser compatible. Todo comenzó a ir cuesta abajo, y Lisa entró en estado de coma.

“Mi hígado se estaba muriendo. Llamaron a todos mis familiares para que fueran a despedirse. No pensaron que iba a vivir. Todos los peores escenarios que podrían suceder, me sucedieron a mí”, explica.

A sus 29 años, con un estilo de vida saludable sin consumo de alcohol ni cigarro antes de su enfermedad, y el hecho de estar en estado de coma, fueron los principales factores que colocaron a Lisa de primera en la lista de espera de donantes de hígado en todo el país.

Dos días después, una mujer de Nova Scotia de 44 años de edad, quien sufrió un derrame y fue declarada con muerte cerebral, le dio a Lisa una nueva oportunidad de vida. Un hígado saludable.

Ya han transcurrido 22 años, desde que Lisa sobrevivió a uno de los peligros más grandes que la vida puede arrojarte: un trasplante de órgano.

“Esto es lo que me hace la persona fuerte, positiva y decidida que soy hoy. Nunca me rendiré y seguiré luchando para ser lo mejor que pueda ser”, agrega. Al preguntarle si en algún momento le envió alguna comunicación a la familia de su donante, respondió que “no es fácil escribir una carta a la familia de la mujer que me salvó la vida. Desearía haberlo hecho, pero no sabía qué decir, salvo que estoy eternamente agradecida".

Cada vez que Lisa comparte su historia, para motivar a otros a ser donantes, se asegura de explicar que son los miembros de la familia del posible donante, los responsables de tomar la decisión de donar los órganos del quien fallece, por eso es importante hacer saber nuestro deseo de ser donantes de órganos. Quienes apoyan esta causa, deben manifestarlo y mejor aun, formalizarse como tal.

Salvando vidas

En Ontario, hay más de 1,700 personas en la lista de espera de trasplantes de órganos. Sus vidas dependen de esos héroes que les darán la oportunidad de vivir su propia historia de valentía y esperanza.

Más del 85% de los habitantes de esta provincia están a favor de la donación de órganos. Sin embargo, solo uno de cada tres ha registrado su consentimiento para donar.

Según un estudio realizado por Life Trillium Gift of Life Network, agencia gubernamental de Ontario responsable de entregar y coordinar la donación y el trasplante de órganos y tejidos, esta es la situación de nuestras localidades más cercanas:

En un rango de 170 comunidades ubicadas según su tasa actual de registro de donantes de órganos y tejidos, Burlington ocupa el puesto 126. Si creen que la situación no es nada alentadora, esperen a leer lo siguiente. Las estadísticas colocan a Hamilton en el puesto 138, Niagara en el 150, y Toronto con solo un 23% de donantes registrados en el puesto 163 de un total de 170 comunidades. La ciudad de North Bay ocupa el primer puesto.

Uno de los mitos más comunes, que probablemente deteniene a las personas para dar el paso de ser donantes, es que al momento de extraer los órganos, los cuerpos son maltratados y en el funeral no pueden usar ataúdes abiertos. BeADonor.ca explica que “el cuerpo del donante está vestido para el entierro y tratado con cuidado y respeto. Por lo que no hay signos visibles de donación de órganos o tejidos".

En abril de 2019, la página de oficial de Beadonor.ca se trazó como objetivo registrar 233 mil nuevos donantes de órganos y tejidos hasta el 31 de marzo de 2020. Desde abril hasta septiembre del año pasado se ha llegado a un 48% de la meta final equivalente a cerca de 112 mil nuevos habitantes de Ontario registrados.

Las tarjetas de donantes ya no están en uso. Los únicos medios viables para registrarse, son vía online a través de BeADonor.ca, a través de ServiceOntario; o mandando al correo el formulario físico llenado.

Ser donante de órganos es un gesto altruista, un acto de amor, considerado como el mayor acto de bondad entre los seres humanos.

Todas las personas deberían considerarse como posibles donantes de órganos y tejidos, independientemente de la edad, estado de salud, raza u origen étnico. ¡No se excluya! Nadie es demasiado viejo, ni demasiado joven para ser un donante. ¡Anímese!, mientras más donantes existan, mayor será el número de vidas que podrán salvarse.

La comunidad opina

Madison Whitworth (24 años)

Donante registrada

¿Por qué quedarme con algo que podría salvarle la vida a alguien? Me encantaría ser la razón por la que alguien pueda vivir un nuevo día. Estoy registrada para ser donante, pero siempre es bueno educar a la gente y darles a conocer que es una opción. Creo que la única vez que te preguntan para ser donante es cuando actualizas tu tarjeta de salud, y es eso una vez cada algunos años.

Linda Smith, 41 años.

No está segura de registrarse

Si estoy de acuerdo porque puede salvar no solo la vida de otro ser humano sino de los seres queridos que lo rodean. Me inscribí hace mucho tiempo, y ya no le he prestado atención. Creo que hay suficiente información para todos.

Jonathan Carrillo, 34 años

Aun no se ha registrado

Cuando una persona fallece en una forma no violenta hay algunos órganos que pueden ser donados para así salvar otras vidas. Llevo poco en el país así que aún debo hacer el trámite, pero es la primera vez que me hablan del tema. Definitivamente, se necesita más información disponible.

Christina Moscardini, 38 años

Donante registrada

Es increíble cuanta gente está en la lista de espera por un donante, que, si puedo hacer algo por salvarle la vida a alguien, ¿por qué no lo haría? Firme mi tarjeta de donación hace años. Historias como la del jugador de Hockey de los Humboldt Broncos son inspiradoras y refuerzan mi decisión. No existe información suficiente. Hay mucha gente que no sabe el impacto que causarían con tan solo firmar ese formulario online.

Logan salva 8 vidas (colocar en un recuadro)

Logan Boulet, reconocido jugador de Hockey de los Humboldt Bronco, falleció en abril de 2018. Como donante registrado, luego del trágico accidente, Logan les salvó la vida a otras 6 personas.

El ejemplo de Logan ha logrado que alrededor de 100 mil canadienses decidan ser donantes y lograr así, que más personas sigan sonriéndole a la vida.

Comentarios