Espiritual

La luz de la esperanza

La luz de la esperanza

Hoy quiero pedir un profundo PERDÓN a mi alma, a mi ser, a mi corazón, a mis deseos, a mi descendencia, a lo que fui, soy y seré.

Yo, mujer, hoy quiero pedir perdón de la manera más honesta y amorosa, para sanarme, restaurarme y continuar con gratitud el camino de mi evolución.

Hoy quiero darme tiempo para todo y para todos, pero nunca olvidarme que soy yo lo más importante.

Por eso hoy me dan ganas de salir saltando y regalar besos, dar abrazos y gritar al viento y a la brisa que me abracen, me arropen para nunca más sentirme sola.

Ahí está y ha estado la verdadera FELICIDAD la que el alma aclama, la que desesperadamente he buscado e irónicamente ha estado frente a MI. Sí, ahí está y soy YO.

Me siento grande y agradezco a mi ser espiritual y le invito a vivir en plenitud.

Todo estará bien, siempre podrá ser mejor.

Miro hacia adelante que el camino aún es largo y bondadoso, en el podré encontrar piedras y desierto; pero al final siempre hallaré esa luz que soy YO para iluminar mi camino y el de los míos.

Hoy despierto y miro alrededor donde hay tanta belleza ignorada.

DIOS nos ha dado un cuerpo perfecto sano y un hogar que nos invita a disfrutar el sol cada mañana.

Una familia que al final del día nos abraza y nos da una nueva oportunidad.

Comentarios