Noticias

Sars no necesitó vacuna: si el Covid-19 se le parece ¿Por qué está fuera de control?

Sars no necesitó vacuna: si el Covid-19 se le parece ¿Por qué está fuera de control?

El síndrome respiratorio agudo grave (Sars) fue la primera epidemia con alcances internacionales del siglo XXI.  Comenzó en noviembre del 2002 y ocho meses después ya había sido controlada.

El Sars se originó en China y cruzó las fronteras de 26 países. Generó 8.000 infecciones y 800 muertes.

Tras su casi total erradicación muchos quedaron con la impresión de que el síndrome respiratorio se había desvanecido. Y ahora, ante la pandemia del Covid-19, se preguntan si acaso no podría también este esfumarse.

La respuesta a la pregunta anterior flota sobre un oscuro abismo bordeado de muertes, miedo y cada día más contagios. En solo dos meses los casos de coronavirus ya habían multiplicado por 10 el total de los del Sars, y siguieron en aumento. La pandemia, que también se originó en China, había llegado a 46 países, y continuó hasta las 130 actuales naciones que ya tienen bortes, entre los distintos continentes.

La clave de la propagación

El pico de la carga viral de Sars, que permitía el contagio, se presentaba entre los días 6 y 11 de la infección, cuando además ya el paciente presentaba síntomas evidentes: esa, creen, es una diferencia clave.

Se podía identificar a los portadores del Sars-CoV y proceder a la cuarentena, al rastreo de sus contactos y al control de su hogar para evitar la propagación.

A falta de vacunas y tratamientos, para el Sars funcionó el protocolo habitual que impide la  rápida propagación de enfermedades infecciosas: “Vigilancia de los síndromes, aislamiento rápido de los pacientes, aplicación estricta de la cuarentena de todos los contactos y, en algunas zonas, de la comunidad entera”.

Pero todo eso fue posible porque el virus  Sars solo se contagió desde alguien que había desarrollado el síndrome respiratorio, es decir, que presentaba los síntomas característicos del Sars, no se registró contagios desde pacientes asintomáticos.

El principal desafío en el agente causante de Covid-19  es que se contagia aún en periodo de incubación, cuando el paciente incluso está asintomático.

Con el coronavirus, cuando un paciente se identifica es porque llega a un hospital con síntomas como tos, fiebre o dificultades para respirar. A este nivel posiblemente ya la persona a infectado a otras y se hace “demasiado tarde” para evitar la propagación.

Por ahora ningún país tiene kits suficientes para un análisis rutinari, por lo que solo se hacen los exámenes a personas con los rasgos más evidentes de que ya pudieran estar portando el fatal virus.

Comentarios