Noticias

Ciudades EEUU temen más destrucción por furia de manifestantes ante brutalidad policial

Ciudades EEUU temen más destrucción por furia de manifestantes ante brutalidad policial

Las principales ciudades de Estados Unidos temían otra noche de violentas protestas por la muerte de George Floyd bajo custodia policial, mientras limpiaban calles sembradas de vidrios rotos y autos quemados, después de que los toques de queda no detuvieron los enfrentamientos entre activistas y la policía.

Lo que comenzó como protestas pacíficas por la muerte de Floyd, quien murió cuando un policía blanco de Mineápolis puso la rodilla sobre su cuello, se ha convertido en una ola de indignación que arrasa en una nación dividida política y racialmente.

Los manifestantes han inundando las calles tras semanas de confinamientos debido a la pandemia de coronavirus, que ha dejado a millones sin trabajo y golpeado especialmente a las comunidades de minorías.

Cuando los manifestantes rompieron ventanas y comenzaron incendios, la policía disparó balas de goma y gases lacrimógenos para dispersar multitudes en muchas ciudades. En algunos casos, observadores y miembros de prensa fueron atacados.

En un video de Mineápolis, un Humvee de la Guardia Nacional avanza por una calle residencial seguido de lo que parecen ser agentes de policía con equipo táctico. Un oficial ordena a los residentes que entren a sus viviendas, luego grita “alúmbralos” antes de disparar proyectiles a los residentes en su porche delantero.

El toque de queda de la ciudad permite a las personas estar por fuera en su propiedad privada.

En la ciudad de Nueva York, la policía arrestó a unas 350 personas durante la noche y 30 agentes sufrieron heridas leves. El alcalde Bill de Blasio dijo que se investigaba la conducta policial, que incluía videos que mostraban un vehículo utilitario deportivo de la policía en Brooklyn lanzándose hacia una multitud de manifestantes que le arrojaban piedras.

Las multitudes y muchos manifestantes que no llevaban mascarillas provocaron temores de un resurgimiento de COVID-19, que ha matado a más de 100.000 estadounidenses.

La violencia se extendió durante la noche a pesar del toque de queda en varias ciudades importantes sacudidas por los disturbios civiles en los últimos días, incluyendo Atlanta, Los Ángeles, Filadelfia, Denver, Cincinnati, Portland, Oregón y Louisville, Kentucky.

El domingo, Filadelfia adelantó en dos horas el toque de queda y ordenó el cierre de todos los negocios mientras imágenes de TXF-TV mostraban a grupos de manifestantes atacando

autos policiales, quemando uno, mientras otros ingresaban a tiendas cercanas y salían con mercadería.

Las protestas también estallaron en Chicago, Seattle, Salt Lake City, Cleveland y Dallas, donde se vio en video a manifestantes golpeando al dueño de una tienda que los persiguió con un gran machete o espada. La policía dijo el domingo que el hombre estaba en condición estable.

Comentarios