Cultura

Fenómeno de negación ante la presencia y peligro del coronavirus

Fenómeno de negación ante la presencia y peligro del coronavirus

El negarse a ver y entender la veracidad de algo que sucede como el tomar precauciones para evitar el contagio del coronavirus es una estado psicológico inconsciente complicado y asombrante. Ello significa que la persona no se da cuenta que está ignorando cierta información de alta importancia. Este estado una vez formado se mantiene y luego desencadena una serie de acciones y comportamientos que aparentemente para otras personas no tiene sentido. El que está en estado de negación tiende a insistir a hacer acciones contraproducentes tales como no mantener la distancia física de dos metros, ir al lugar de trabajo cuando tiene opción de trabajar remotamente desde casa, ir de compras cuando no es necesario, reunirse con personas amigas, ir al parque, etc. 
Las personas que no están afectadas por este estado de negación consideran a los que se niegan como lentos, tercos, ignorantes, atrevidos, insensatos, despilfarradores de la vida, estúpidos y mucho más. 
Además los que juzgan y critican utilizan metáforas y los describen como: 
• Una avestruz con la cabeza en la arena. 
• Tiene la cabeza en las nubes. 
• Perdió los tornillos. 
• No es suficientemente inteligente. 
La mejor manera de entender este proceso es compartir con ustedes una entrevista realizada a una mujer que experimentó recientemente este estado de negación, cuyo nombre prefiere mantener en privado, quien pudo abrir los ojos gracias a una persona que tuvo la empatía, compasión y respeto necesario para acercársele y motivarla a salir del estado de negación. 
¿Cuánto tiempo estuvo usted incrédula en cuanto la realidad y posibilidad de contaminación ante el coronavirus? 
“Estuve incrédula desde mediados de diciembre del 2019 hasta fines de marzo de este año”. ¿
Qué pensaba usted acerca de la información difundida a través de la radio, televisión, periódicos, redes sociales y personas cercanas a usted sobre el contagio? 
“Que tenía matices de contradicción. Además escuché a diferente líderes internacionales quienes tenían opiniones diversas y conflictivas. Me sentía confundida, y para sentirme mejor opté por ignorar aquellas fuentes de información y continuar con mi mundo pequeño y familiar. Además pensé que había exageración de los hechos y yo no estaba dispuesta a creerlos e interrumpir la rutina organiza de mi vida. En mi diario vivir yo necesito predictibilidad, orden y secuencia familiar”.
 ¿Personas allegadas a usted quienes creían en el peligro y seriedad de la contaminación del coronavirus le hablaron sobre el tema? 
“Sí, varias. Miembros de mi familia, amistades y compañeros de trabajo”. Cuando escuchaba a esas personas, ¿qué pensamientos concebía? “Más que pensamientos, sentía una actitud de distanciamiento e indiferencia hacia el tema y el mensaje que ellos traían. Algo así como que no me incumbía”. 
¿Qué formaba ese distanciamiento e indiferencia que usted sentía? 
“Mirando hacia atrás creo que fueron barreras internas creadas por mí misma. Por ejemplo escuche que posiblemente había que suspender el ir a trabajar para evitar la contaminación. Eso me asusto”. 
¿Podría nombrar aquellas barreras que le bloqueaba ver la realidad del peligro de la contaminación y las reglas profilácticas a seguir? 
“El bloqueo fue formado por mis valores y principios que dirigen mi vida”. 
¿Cuáles son esos valores y principios? 
“Primero, yo no sigo fácilmente lo que los demás dicen y hacen. Tengo que sacar mis propias conclusiones y usualmente me tomo el tiempo necesario para hacerlo. Segundo, un valor importante para mi es el asistir a mi trabajo. Tener la honorabilidad de ganarme mi salario. Yo me identifico con estos dos valores”. 
¿Ello quiere decir que le era imposible aceptar la idea de dejar de ir a trabajar y seguir el dictamen de otras personas, sin usted haber podido hacer sus propias conclusiones? 
“Sí, me fue imposible aceptar esa realidad. Iba en contra de mis valores y principios”. 
¿Qué sucedió para que usted dejara de mantener esa negación? 
“Fui influenciada por una persona muy querida en mi familia a quien pude poner atención al contenido de lo que él me decía”. 
¿Cuáles fueron las cualidades que tenía esa persona? 
“Yo confió altamente en su capacidad humanitaria e inteligencia emocional. Él nunca me presionó con sus creencias sobre el peligro del virus. Cuando conversaba conmigo sobre el tema lo hizo con respeto, empatía y compasión. El trajo ese momento crucial para mí. Simplemente me desperté. Desde entonces dejé de ir a trabajar y acepté el encierro profiláctico sugerido por las autoridades de salud pública. De esta manera no promuevo la contaminación y al mismo tiempo protejo mi salud”.

Comentarios