Noticias

Fabricantes de vacunas buscan lograr la mayor hazaña en la historia de la industria médica

Fabricantes de vacunas buscan lograr la mayor hazaña en la historia de la industria médica

Desarrollar una vacuna para el COVID-19 en tiempo récord será difícil, pero producir lo suficiente para poner fin a la pandemia va a ser la mayor hazaña de fabricación médica de la historia. Y ese trabajo ya está en marcha.

Desde el despliegue de expertos en medio de restricciones globales de viaje hasta la gestión de condiciones extremas de almacenamiento, pasando por inventar nuevos tipos de viales y jeringas para miles de millones de dosis, la ruta está plagada de obstáculos enormes, según entrevistas de Reuters a más de una docena de desarrolladores de vacunas y sus patrocinadores.

Cualquier dificultad en una cadena de suministro no probada, que podría extenderse desde Pune en la India hasta Oxford en Inglaterra y Baltimore en Estados Unidos, podría hacer fracasar o retrasar el complejo proceso.

El coronel Nelson Michael, director del Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas del Ejército de Estados Unidos que está trabajando en el proyecto “Warp Speed” del gobierno para entregar una vacuna a gran escala en enero, dijo que las compañías generalmente tienen años para resolver esto. “Pero ahora tienen semanas”, explicó.

Gran parte de la atención del mundo se centra en la carrera científica para desarrollar una vacuna. Pero detrás de escena, los expertos enfrentan una cruda realidad: es posible que simplemente no tengamos la capacidad suficiente para fabricar, empaquetar y distribuir miles de millones de dosis a la vez.

Las empresas y los gobiernos están compitiendo para incrementar maquinaria destinada a abordar una escasez crítica en la capacidad de llenado y acabado automatizado: el paso final en el proceso de fabricación que consiste en colocar la vacuna en viales o jeringas, sellarlas y empacarlas para su envío.

“Este es el mayor desafío logístico al que se ha enfrentado el mundo”, dijo Toby Peters, experto en ingeniería y tecnología de la universidad británica de Birmingham. “Podríamos estar buscando vacunar al 60% de la población”.

Varios desarrolladores, incluido el líder Moderna, están experimentando con nuevas formas de mitigar las demandas extremas de almacenamiento en frío de sus vacunas, que en la actualidad deben mantenerse a 80 grados Celsius bajo cero (-112 Fahrenheit).

SiO2 Materials Science está trabajando en la producción de viales que no se rompan a temperaturas muy frías.

Mientras tanto, las restricciones de viaje plantean inconvenientes más triviales: Johnson & Johnson, que planea comenzar los ensayos clínicos este verano, ha tenido problemas para enviar a sus expertos en vacunas a supervisar el lanzamiento de sitios de producción, por ejemplo.

Comentarios