Noticias

¿Cómo pedir ayuda en cuarentena? Ecuatorianas buscan formas de denunciar violencia de género

¿Cómo pedir ayuda en cuarentena? Ecuatorianas buscan formas de denunciar violencia de género

Pedir una canasta roja a domicilio, buscar sal en una casa vecina o enviar un emoji por el teléfono móvil está ayudando a miles de mujeres ecuatorianas a denunciar el abuso doméstico, que en medio del confinamiento por la pandemia de coronavirus ha crecido silenciosamente en el país andino.

Las restricciones de movilidad impuestas por el Gobierno desde mediados de marzo para contener el brote limitaron el acceso de las víctimas a los canales normales para denunciar a sus agresores, pero despertaron la creatividad de grupos de apoyo de mujeres para alertar sobre la violencia de género.

Una llamada de una mujer o alguien de su círculo cercano pidiendo “una canasta roja” alerta al Centro Integral de Protección de Derechos “Warmi” de la Prefectura de Pichincha sobre un caso de abuso doméstico en algún lugar de la provincia.

El código, que surgió a raíz de la entrega de canastas con alimentos por parte de la autoridad local a grupos prioritarios por la pandemia, ha ayudado a “salvar la vida de varias mujeres”, según Pamela Quishpe, coordinadora del proyecto.

“Recibimos la llamada de quiero una canasta roja y activamos el protocolo. Se hace enlace con el (Servicio Integrado de Seguridad) ECU 911, la policía y la fiscalía, se activa inmediatamente todo el operativo”, agregó a Reuters.

Naciones Unidas ha dicho que este flagelo está azotando a América Latina, una región que ya sufría altos niveles de violencia de género con casi 20 millones mujeres y niñas sufriendo abuso sexual y físico, y que el confinamiento aumentó los casos en México, Brasil y Colombia, mientras que en Argentina el número de femicidios se duplicó.

En Ecuador las llamadas de auxilio han caído en un 30% durante el confinamiento pero eso no significa que la violencia de género este disminuyendo, sino que el encierro obligado limitó las posibilidades de las mujeres para pedir ayuda a la red del Gobierno, operativa desde antes de la pandemia, según la secretaria de Derechos Humanos, Cecilia Chacón.

La cuarentena está obligando a las mujeres a estar encerradas con sus perpetradores, una situación que junto al habitual consumo de alcohol y la dura crisis económica que ahora enfrentan los hogares ecuatorianos, está subiendo el riesgo.

Comentarios