Cultura

Noviembre: mes para salvar vidas con RCP

Noviembre: mes para salvar vidas con RCP

Imagina que caminas por la calle, y la persona frente a tí cae al piso sin signos vitales. ¿Qué pasaría si un día en la oficina un colega con la mano en el corazón y perdiendo el equilibrio te dice que no puede respirar? O… ¿sabrías que hacer si un día desde tu habitación escuchas el sonido ensordecedor de un familiar tendido en el suelo víctima de ahogamiento, o un paro cardiaco?

A nadie le gusta pensar en esas situaciones. La verdad, es que todos somos potenciales proveedores y recipientes de Reanimación Cardiopulmonar (RCP). Y noviembre, es el mes para aprender sobre como salvar una vida.  

Un 80% de los ataques cardiacos se dan en casa o en un lugar público. RCP es el proceso de emergencia que se realiza cuando una persona ha dejado de respirar o el corazón ha dejado de palpitar.  Cuando alguien realiza la reanimación ejerce presión sobre el pecho de la víctima para asegurar la circulación del oxígeno y sangre a los órganos vitales.

¿Cómo reconocer un paro cardiaco?

Dolor en el pecho, sudor, problemas de respiración, y mareos son síntomas que tomar en cuenta. El presidente del centro de entrenamiento Medical First Response, Ashley Kelly, explica que el primer paso, si la persona está consciente, es pedirle que se relaje, llamar al 911 por ayuda, y si no es alérgico darle dos aspirinas de 81 mg o una dosis de 325 mg. 

Si la persona está inconsciente, hay que saber identificar si aún está respirando.

“Hay que pedir inmediatamente que alguien llame al 911, o hacerlo nosotros mismos y ponerlo en altavoz. Lo primordial son las compresiones cardiacas: dos veces por segundo y con una profundidad de dos pulgadas (cinco centímetros). Fuerte y rápido. Realiza las compresiones por dos minutos e intenta llegar a más o menos entre 200 y 240”, dice el entrenador.

En caso de un niño, ejercer presión sobre el pecho por dos minutos es lo primero y luego, se procede a llamar al 911. Ciudades como Hamilton, Burlington, y alrededor tienen un tiempo promedio de respuesta de cinco a ocho minutos.

Con 14 años de experiencia, Kelly dirige el centro de entrenamiento oficial para la Cruz Roja, donde además capacitan a todo tipo de profesionales desde niñeras hasta oficiales de las fuerzas armadas, y personas interesadas.

“La razón principal de un ataque cardiaco es la negación. Hay gente testaruda que se niega ir al doctor”, continua Kelly. Según números oficiales de la Asociación Americana del Corazón CPR & ECC después de la resucitación cardiopulmonar la persona tiene el triple de  posibilidades para sobrevivir.  

La conocida “respiración boca a boca” es un procedimiento en realidad voluntario. Kelly describe la acción como “estar respirando por la persona y proveer aire a los pulmones hasta que la ayuda profesional llegue”. Sin embargo, la respiración asistida debe realizarse únicamente si el rescatista se siente en la capacidad física, cómoda y emocional de hacerlo.

“En estos casos se necesitan cinco series de 30 compresiones y dos respiraciones, con un segundo de pausa entre respiros. Cinco veces” explica el entrenador.  

Paradigmas por romper

Aunque el conocimiento ha aumentado en los últimos 10 años, la población aún tiene un largo camino por recorrer. La acción inmediata sería implementar más desfibriladores en cada una los establecimientos públicos y privados, para atender cualquier emergencia.

Estos son dispositivos que envían una descarga eléctrica al corazón que lo vuelve a la normalidad y además es guía a través del proceso de RCP.  

“Por cada minuto que no usamos el desfibrilador, es un 10% menos de posibilidades de vida para la víctima. Hamilton ha hecho un buen trabajo en la implementación de esos dispositivos, pero necesitamos más”, aseguró.

El desconocimiento es el peor enemigo en estos casos. Alrededor de la práctica del RCP existen malos hábitos o falencias qué resolver.  

·         El miedo de hacer algo incorrecto no debería ser un impedimento. No existen antecedentes legales en Canadá y el uso del desfibrilador exonera al rescatista de toda responsabilidad.

·         Daños colaterales como el rompimiento de costillas son un problema tratable en el hospital, caso contrario a la muerte.

·         El RCP debe continuar hasta que el servicio 911 llegue al lugar. El récord mundial de RCP es de cinco horas y 30 minutos.  En dicho caso  un grupo de ocho personas mantuvo a su compañero vivo mientras esperaban su rescate.

 

Kelly aseguró que: “Nosotros les enseñamos a todas las personas interesadas. Desde una niñera que necesita los conocimientos de primeros auxilios, y el scout o marino que desea ser entrenado”

Los cursos pueden durar hasta un día, e incluyen conocimientos sobre cómo tratar heridas y diferentes emergencias. Para más detalles, pueden ingresar a su página web www.medicalfirstresponse.com

Comentarios