Comunidad

Miguel San Jose: Asesorando para servir

Miguel San Jose: Asesorando para servir

Más de 40 años en la región del Niágara donde se hizo agente en Bienes y Raíces, le permiten hoy mirar hacia atrás y ver que ha construido un camino que sin duda ha permitido que otros crezcan.

Ese es Miguel San Jose, un español de corazón canadiense que cuenta con gran reconocimiento dentro de la comunidad hispana en St. Catharines donde habita desde 1974.

“Nuestra comunidad ha crecido mucho desde 1975 hasta hoy. Ahora es muy normal que si vas al mercado siempre escuchas a alguna persona hablando español”.   Así es como Miguel ve por el retrovisor de su vida.

Su gran trayecto como Agente de Bienes Raíces le ha permitido ayudar a muchas familias a encontrar la casa de sus sueños.  Y junto a esto se ha dedicado a promover pequeños negocios, productos y servicios de quienes apenas están empezando, especialmente inmigrantes.

Nació en San Sebastian, España, una ciudad cerca de Francia. Llegó a vivir a St. Catharines en 1974, después de vivir año y medio en Toronto. “Me parecía una ciudad demasiado grande. Un fin de semana vine a visitar la Región de Niágara, me gustó mucho y aquí me compré mi primera casa”, recuerda este hombre de amplia sonrisa y mirada cálida.

Pero todo no fue fácil. Empezó trabajando en una fábrica que cerraron.  De momento todo lo vio oscuro.  Pero encontró un nuevo camino.

“A partir de ese momento comenzó mi vida en las ventas. Durante 8 ó 9 meses me dediqué a vender aspiradoras y luego me interesé por la carrera de bienes raíces. Me puse a estudiar y saqué mi licencia en 1975”.

 

El amor le mostró el camino

 

Llegó a Canadá gracias a una dama que le inspiró. “En San Sebastian conocí a una canadiense  y después de hacernos novios, me preguntó si quería venir a vivir a Canadá. Siendo joven y por la aventura, dije que si, y hasta el día de hoy...aquí estoy…lo que es el amor”

Junto a otras personas creó un grupo que se llamó el Club Latino Americano de la Región del Niágara. “Organizábamos cenas y bailes, pasábamos buenos ratos”. Hasta que duró, les regaló a todos los mejores recuerdos.

Al referirse a la comunidad hispana señala:  “Creo que tenemos un futuro maravilloso; nuestra cultura y todas las demás. Canadá es un país que ofrece muchas posibilidades para un buen nivel de vida y en mi opinión la región del Niágara ofrece una vida muy tranquila, y es un buen lugar para vivir en familia”.

En cuanto al establecimiento de familias que siguen llegando enfatiza que: “Existen agencias que se encargan de ayudar a los nuevos inmigrantes y creo que ofrecen muy buenas ayudas.

Respecto a su profesión la cual construyó a pulso aconseja que siempre será mejor comprar que arrendar.  Como lo dice en sus propias palabras: “Mejor ser propietario que inquilino”, eso sí con un buen asesor de bienes raíces. 

Comentarios