Cultura

La menopausia es liberación

La menopausia es liberación

En el mes de marzo, las mujeres celebramos nuestro día. Un especial para reconocer nuestra indispensable presencia en la sociedad. Somos hijas, madres, hermanas, abuelas, etc., y en cada uno de estos roles exponemos nuestras fortalezas y debilidades sin complejos. Hablamos de nuestras actividades y estamos orgullosas de ser fuente de vida, dar a luz niños, cuidar el hogar, realizar nuestro trabajo y ser parte del desarrollo social integral; pero la ignorancia en algunos sectores, permite un cierto velo en una de las etapas en la vida de cada mujer: la menopausia.

Según la medicina occidental es un proceso biológico, un cambio en nuestro organismo, como lo es infancia-pubertad, como perder un vientre plano para dar cabida al hijo en gestación, y otras transformaciones que forman parte del significado de ser humana.

Es un tiempo que comienza en la perimenopausia (entre los 40 y 50 años de edad) y es consecuencia de la pérdida de estrógeno y progesterona. Desaparece la ovulación. Los ovarios dejan de producir las hormonas, cesan las descargas menstruales y se detiene el ciclo reproductivo. Cierto, que representa un cambio importante;  y como todo cambio, viene acompañado de ciertas molestias, más o menos acentuadas en cada mujer; pero no es el fin de la juventud, ni de la vida, tampoco del interés sexual, por lo tanto, el proceso arrastra en gran medida, un prejuicio social y sicológico que por fortuna, en esta época ya se enfoca y canaliza a través de la cuántica, que es descripción fundamental de la naturaleza desde sus componentes más pequeños. Desde esta perspectiva veremos cómo abordar esta etapa y superarla definitivamente.

Los síntomas de la menopausia, son variados; incluyen los calores, sudores nocturnos, alteración del sueño, cambio de humor, irritabilidad, cansancio, debilidad de los huesos que conlleva a la osteoporosis, para evitar el deterioro óseo, se prescriben terapias de reemplazo hormonal que son efectivas, y permiten una transición con síntomas casi imperceptibles.

Muchas mujeres temen los posibles efectos secundarios de las terapias de reemplazo hormonal, y optan por la antigua forma natural herbolaria que incluye diversas medicinas naturales como hierba de San Juan, cola de caballo, ginseng, trébol rojo, hipérico, valeriana salvia etc., etc. Todos son recursos ampliamente conocidos y utilizados, pero debemos recordar que son medicamentos, y por lo tanto debe consultarse con el médico antes de iniciar cualquier terapia, por muy natural que nos parezca.

No es un asunto hormonal

De acuerdo a la medicina tradicional china, la menopausia es un desequilibrio entre la energía yin y yang. No solo es asunto hormonal. Es disminución de la energía y debilidad de la sangre, y se trata de una deficiencia de yin del riñón. El tratamiento mediante acupuntura va dirigido al equilibrio de estos meridianos y alivio de los síntomas.

Las mujeres asiáticas, transitan esta etapa con naturalidad y sin padecimiento notable. Practican chi-gong o tai-chi, yoga, meditación, acupuntura y técnicas más orientadas hacia la acción mente- cuerpo, también es común el tradicional uso de hierbas. Estas enseñanzas milenarias, se justifican cada día más, gracias a los avances científicos y a la comprensión de la física cuántica, que nos conduce a revisar nuestro poder sobre el cuerpo y sus funciones.

La menopausia, en este grupo, generalmente no requiere atención médica. Cuidan que la alimentación contenga naturaleza caliente, como el pimiento, fría, como las algas, y templado como los granos. Incluyen los cinco sabores picante, salado, amargo, dulce y ácido combinados diariamente con productos de soja; el Tofú (de granos no procesados) se consume durante toda la vida y es diferente al Tofú obtenido por otros métodos.

Las mujeres del Perú (y de muchas otras partes del mundo), nos referimos a Perú principalmente, porque de allí es originaria la planta silvestre llamada “aguaje”, la cual es utilizada por su alto contenido de fitoestrógenos, que son similares a los estrógenos femeninos, aunque no tienen su estructura bioquímica. También, originaria de Perú es “la maca”, una raíz que funge de regulador hormonal, estimulante de la libido, que aumenta la energía física y la función de la glándula pituitaria.

Cambiando el enfoque

Comentarios  peyorativos como  “está menopaúsica” o “está vieja”, no deberían existir. De la misma manera que un hombre no se mide por su edad, empeño laboral, color de su piel, o  tamaño de su pene, la mujer, no se mide por su descarga menstrual, los hijos habidos, su edad cronológica, y mucho menos por su balance o desbalance hormonal.

Para la mujer inteligente y moderna, la menopausia es liberación, y no es vista como un tiempo en negativo. Por el contrario, es el momento para maduración, crecimiento, sexo, elegancia, juventud y vida, hasta el cierre de su calendario.

La recomendación es enfocar adecuadamente la menopausia, bien sea para aquellas que la atraviesan con dificultades o la esperan con temor.

Para la mujer del siglo XXI, la terapia más moderna, además del tratamiento herbal, reemplazo hormonal, dieta, prácticas de relajación y meditación; consiste en la visión de la menopausia en aproximación a la física cuántica.

Para introducir la idea, muy brevemente debemos recordar el experimento cuántico de la “doble ranura”,  del físico francés Louis-Victor de Broglie, quien  demostró que el observador influye en el comportamiento de los electrones. Cuando son lanzados hacia una placa con dos ranuras, al pasar por las ranuras, si se observaban se comportan como materia, pero sin ser observados se comportaban como onda. El electrón “decidió” comportarse como materia como si fuese consciente de que era observado.

Según nuestro estado de consciencia, somos capaces de influir sobre nuestros componentes subatómicos e incluso transmutarlos. Si cambiamos nuestra percepción de las cosas, las mismas, por ser un patrón ondulatorio, energético y susceptible, también cambiarían. Bastaría ser observado de una manera consciente, eligiendo una vida sana, armoniosa y perfecta en todos los sentidos; sintiendo y creyendo que así es, viviendo en alegría y armonía con el entorno.

Esta terapia debe formar parte de nuestra existencia, debe ser una forma de vida, no un remedio de última hora, debemos actuar desde el conocimiento en su aplicación. No tiene nada que ver con magia, sino con ciencia y experiencia vivida por millones de mujeres que hoy han dejado atrás el mito y tabú de la menopausia. Hoy la edad, no hace viejo a nadie.

El ser humano, en este caso la mujer, tiene un infinito poder transformador, utilizando su pensamiento y la práctica de observación positiva de su cuerpo y su salud. La menopausia, la salud, la juventud, la belleza y cuanto somos, puede ser transformado en armonía.

Eres lo que piensas, piensa entonces lo que quieres ser, y cómo te quieres sentir. La menopausia es liberación, después de cumplida una hermosa tarea.  La menopausia puede ser la mejor época de la mujer.

La experiencia negativa a veces, se comenta hasta con orgullo. Si escuchaste a tus familiares decir lo mal que lo pasaron en el parto o durante la menopausia, o lo mucho que le afectó tal o cual cosa; “aprendemos” que eso es así y cuando llegue nuestro turno sentiremos la necesidad subconsciente de repetirlo. Muchos de los síntomas en ese período son de origen psicológico.

Una alimentación sana, ejercicio, una actividad interesante, cambiar conceptos erróneos por pensamientos positivos y seguir siendo tu misma, es la clave para una transición feliz.

Comentarios