Noticias

Cambios en el sistema educativo de Ontario generan polémica

Cambios en el sistema educativo de Ontario generan polémica

El mes pasado, el gobierno de Ontario anunció el aumento del promedio de la máxima capacidad de alumnos en las aulas de clases para los grados de 9no a 12avo a un total de 28 estudiantes, cifra que supera el promedio actual de 22. Los cambios se proponen para el año escolar 2019-2020.

De acuerdo a la ministra de Educación de Ontario, Lisa Thompson, el plan beneficiará a los estudiantes en toda la provincia al hacerlos más resistentes. “Al aumentar el número de los estudiantes por clases, los estamos preparando para la realidad de la educación postsecundaria y para el mundo laboral”, afirma.

No se hicieron cambios a los límites actuales que restringen el tamaño de las clases desde el jardín de infantes al tercer grado. Sin embargo Thompson expresó que en los grados de 4to a 8vo también se incorporará un alumno más.

El Ministerio de Educación sostiene que la medida equiparará a Ontario con otras provincias y territorios y que su ejecución se consideró las opiniones de empleadores, organizaciones, maestros, padres y estudiantes.

Créditos “on line”

Otro cambio importante, es que ahora se requerirá que los estudiantes obtengan cuatro de los 30 créditos que necesitan para graduarse de la escuela secundaria en línea.

El sitio web del ministerio enumera alrededor de 130 cursos electrónicos disponibles: inglés, matemáticas, ciencias, negocios e historia hasta estudios de género y gestión de la vida personal, entre otros. No se proporcionaron detalles sobre si los cursos en línea serán impartidos centralmente o si  los estudiantes los tomaran en casa o en la escuela.

“El gobierno de Ontario ha declarado la guerra al sistema de educación pública”

Los sindicatos que representan a los maestros criticaron duramente el cambio a clases más grandes, advirtiendo sobre la pérdida de empleos y una educación inferior.

“El gobierno de Ontario ha declarado la guerra al sistema de educación pública”, dijo Harvey Bischof, presidente de la Federación de Profesores de Escuelas Secundarias de Ontario, en un comunicado, al tiempo que cataloga el anuncio como “una pérdida que no puede ser absorbida sin un impacto significativo en el aprendizaje y el éxito de los estudiantes (…) El gobierno de Ontario ha declarado la guerra al sistema de educación pública”.

Para la Junta Escolar del Distrito de Toronto, la decisión del gobierno significará la pérdida de más de 1.000 empleos docentes. La junta escolar más grande de la provincia estima que los cambios podrían significar 216 maestros menos en los grados de 4to a 8vo y 800 maestros menos en las escuelas secundarias, aunque se espera que esos empleos se eliminen a través de jubilaciones y renuncias en lugar de despidos.

Los maestros defienden que clases pequeñas eran clave para una educación de calidad especialmente cuando hay niños o jóvenes con necesidades complejas en el aula. Mientras más estudiantes hay, es menor la capacidad de atenderles como requieren.

Charles Pascal, profesor en el Instituto de Estudios sobre Educación en Ontario de la Universidad de Toronto, se complace porque  los estudiantes más pequeños no serán afectados, lo cual habría sido “desastroso”. Sin embargo para él “en el caso de los alumnos mayores al aumentar la cantidad hay mayor capacidad se tienen más oportunidades para hacer cosas muy innovadoras con respecto a la pedagogía”.

La ministra Thompson dijo que el cambio se realizaría de manera gradual durante cuatro años y prometió que ningún maestro perdería su empleo.

Comentarios