Noticias

Protegiendo nuestra salud mental

Protegiendo nuestra salud mental

Es una realidad que hoy día muchas personas que nos rodean necesitan apoyo en su vida personal, bien sea porque tienen conflictos en su familia, escuela, trabajo o su salud; o porque anhelan poder encontrar la razón de estar vivo, saber cuál es el propósito de “ser” y darse cuenta de que son amados.

Con el fin de brindar ese apoyo, nació Jack.org, organización dedicada a educar a las personas, y especialmente a la juventud en el tema de salud mental. Su meta es que todos los jóvenes en Canadá tengan conocimiento para cuidar y proteger su mente, puedan apoyarse el uno al otro, y aquellos que necesiten apoyo profesional tengan acceso a la ayuda requerida. Una necesaria labor, porque de acuerdo a las estadísticas que ellos manejan, en Canadá una de cada cinco personas, sufre de una enfermedad mental.

“Cuando me enteré del trabajo que hace Jack.org.ca, pensé inmediatamente en involucrar a la comunidad latina más con su valioso aporte. En su sitio web leí que ofrecen conferencias a diferentes grupos e instituciones y fue así como logramos realizar este primer encuentro llamado "Souls Mental Health Summit”, que tuvo lugar el pasado 5 de mayo en la Iglesia de la Nuestra Senora de Todas las Almas”, indicó Ana Rivera, quien formó parte del equipo organizador de la actividad.

La jornada, realizada gracias al apoyo de los trabajadores de salud mental de Hamilton Health Sciences comenzó con una introducción y bienvenida a los dos jóvenes conferencistas de Jack.org, Julia Wickens y Sneha Wadhwani, de la Universidad McMaster, quienes compartieron sus historias personales y a través de una dinámica, brindaron detalles de sus experiencias.

La actividad contempló además tres talleres dictados por Emilia Patino Ananya y Safa Khan, ambas trabajadoras de la sede de Toronto, quienes recorren Ontario dictando mini conferencias.

En el primero, llamado Cinco reglas de oro para estar aquí para los demás, los participantes aprendieron como abrir un espacio de conversación con un amigo o un hijo que no se ha sentido emocionalmente bien. Compartieron en grupos lo fácil o difícil que puede ser estar con alguien que tenga el valor de abrir sus sentimientos a otros.

El segundo taller, Redes sociales y salud mental: Hagamos de esto un recurso, abordó la importancia de no comparar nuestras vidas con las de los demás y cómo no sentirnos más que otros al tener más atención en las redes sociales como Instagram, Snapchat y Facebook. “Nosotros como jóvenes damos demasiada importancia a las redes sociales en nuestras vidas, aunque es un presencia virtual que nos acompaña y nos permite relacionarnos con muchas personas, debemos cuidar y fortalecer nuestras relaciones con nuestros familiares, amigos y compañeros de trabajo o estudio”, destacó Rivera, de 22 años.

En el tercer y último taller, Influencias sociales de la salud mental: Entendiendo las desigualdades que existen entre las personas, aprendieron cómo cuidar sus pensamientos y sentimientos sin importar la edad. Reflexionaron sobre cómo la salud mental afecta la vida y cómo la comunidad podría mejorar para escuchar las necesidades de otros. Identificaron barreras, establecieron objetivos y planificaron acciones para proteger la salud mental.

Entre los diferentes talleres, se hicieron descansos y disfrutaron de un rico almuerzo de Pizza Nova. Fue un día lleno de aprendizaje y muchas emociones.

Comentarios