Cultura

Dependencia al Internet (Primera parte)

Dependencia al Internet (Primera parte)

“Haga un esfuerzo consciente, sea modelo del comportamiento de uso de la pantalla que usted desea fomentar en las personas jóvenes en su hogar”. Tanya Goodin. (Fundadora del movimiento de desintoxicación digital Time To Log Off).

Estar conectado con los demás promueve salud y bienestar. Aislamiento y desconexión intencional o debido a limitación de recursos, crea pobreza tanto física como emocional.

Estudios han verificado que los que nos trae bienestar y seguridad no son el dinero y la fama, sino la presencia en nuestra vida de buenas relaciones y recursos. El saber que hay alguien o un grupo de personas que están dispuestas, sin condiciones, a ayudarnos o socorrernos en un momento precario, promueve remanso y sosiego, por ende producimos menos tensión y sentimos esperanza al saber que no estamos solos.

Estar conectado a Internet significa poner nuestra atención exclusivamente en la pantalla en busca de información sobre un tema o persona con la expectativa de recibir respuesta inmediata, lo cual genera satisfacción.

El acceso al diversificado uso de las redes sociales que ofrece el internet genera resultados fructíferos y también perjudiciales.

Fructíferos, porque es una herramienta que promueve acceso a la educación, el comercio, los negocios, facilita la conexión con personas preferidas y grupos virtuales cuyos miembros pueden ser de diferente partes del mundo con intereses comunes.

El uso del Internet se califica como una adición cuando la intensidad y frecuencia de su uso es extrema. Ello significa la persona adicta se volca dependiente de su conexión, pierde el control y no puede parar.

Síntomas de exceso uso de tiempo de conexión

· Se mantiene conectado con las redes sociales muchas veces al día sin control.

· Cuando está conectado y alguien en su entorno lo interrumpe, le molesta seriamente. A menudo es rudo y grosero y no le importa el impacto hacia el otro.

· Si el ofendido le reclama, el usuario piensa que aquella persona es ilógica y lo que dice no tiene valor alguno.

· Oye el timbre - sonido de la llegada de una notificación y se apresura para abrirlo.

· Rápidamente interrumpe su conversación con alguien para atender a su pantalla.

· Pierde horas de dormir, aproximadamente 2 ó 3 diarias.

· Cuando está conectado con la pantalla el tiempo se esfuma sin darse cuenta.

· Constantemente actualiza su perfil, identidad y fotos. Esta en espera de respuestas de quienes lo conocen.

· Si intencionalmente deja de usar el Internet por un par de horas o días, se siente privado y desorientado, como que si ha perdido algo sumamente importante.

El uso del Internet se volva adictivo cuando su comportamiento es compulsivo y dependiente.

Las principales causas de dependencia y adicción se relacionan con cibersex, pornografía, juegos online, subastas, chats, comunidades online (redes sociales masivas como Facebook, Twitter, Instagram) y compras online.

En la edición del mes de agosto abordaremos las estrategias para concientizar y promover cambios de comportamiento frente al exceso de uso de la pantalla.

Comentarios