Noticias

Querida Canadá:

Querida Canadá:

Nosotros los jóvenes hemos visto a nuestra familia fluir y aprender un nuevo modo de vida. Nacidos aquí o en nuestro país de origen, vivimos entre dos culturas, dos culturas que nos ayudan a ver el mundo desde diferentes puntos de vista y no solo pensar como un habitante de Canadá, sino pensar en cómo podemos comparar la cultura en las que nuestros padres se formaron, con la de aquí, en qué se parecen y en que son diferentes. Así como también poder enseñarle a nuestros compañeros canadienses nuestras raíces y reflexionar sobre cómo nuestros países latinos podrían alcanzar la paz y tranquilidad en sus calles como Canadá lo ha podido hacer.

Gracias a la diversidad de clima que hay en Canadá, podemos aprovechar los diversos colores de las plantas y diferentes cultivos que crecen en estaciones específicas. También agradecemos la diversidad de los residentes que hacen de este país un lugar lleno de tradiciones ricas y enriquecedoras. Como por ejemplo interactuar con personas de diferentes nacionalidades que nos han enseñado sus tradiciones como por ejemplo la celebración del nuevo año chino, escuchar idiomas como francés y polaco, comer diferentes comidas tradicionales de la India, Italia y otros países, o conocer sobre la vida cotidiana de filipinos o iraníes, por ejemplo.

Nosotros agradecemos a Canadá por ofrecernos todos los recursos y servicios acogiéndonos con mucho cariño y atención. Especialmente por las oportunidades de estudiar diferentes carreras, hacer realidad grandes sueños y pasiones y porque tenemos a la mano variedad de posibilidades que sabemos que en nuestros países no podríamos tener.

Nos alegramos de estar aquí y a pesar de la tristeza generada porque extrañamos a nuestras familias, hemos podido encontrar un futuro seguro. ¡GRACIAS CANADA!

Sinceramente,

Tus jóvenes hispanos de la Iglesia Católica Nuestra Señora de Todas las Almas

Comentarios