Cultura

Nuevo medicamento para aumentar el deseo sexual femenino

Nuevo medicamento para aumentar el deseo sexual femenino

Tres de cada diez mujeres, pierde el interés por la actividad sexual; así lo señala el Servicio de Salud de Reino Unido (NHS). La falta de deseo sexual puede ser de origen físico o psicológico y este desorden denominado Trastorno del Deseo Sexual Hipoactivo (TDSH), se basa en la ausencia y desinterés por la actividad sexual, durante el cual tampoco existen fantasías, pensamientos o sueños de naturaleza erótica.

El TDSH se presenta en 4 categorías:

- Primaria: Nunca tuvo deseos sexuales. Se considera una condición de origen genético.

- Secundaria: Perdió el interés, aunque fue activa

- Generalizada: No presenta atracción por su pareja ni por ninguna otra persona

- Situacional: Pudiera sentir atracción sexual por alguien aunque no fuese su pareja.

Factores físicos y psicológicos

Las hormonas, estrógeno, progesterona y testosterona, son responsables de la atracción sexual que inducen al encuentro erótico. Disminuye el deseo sexual cuando inciden factores físicos como la extirpación de ambos ovarios, enfermedades degenerativas y endocrinas, cáncer y otras enfermedades limitantes. La premenopausia, menopausia y postmenopausia; algunos medicamentos, exceso de trabajo, etc.

Los factores psicológicos suelen ser ansiedad, depresión, baja autoestima, estrés, desencanto por la pareja, falta de creatividad, rutina, y sobre todo, la actitud de él, ella, o ambos, incapaces de lograr un ambiente adecuado para iniciar la intimidad. Conflictos de toda índole, discusiones, desavenencias, y un temperamento discordante o grosero, durante el día, son ingredientes que congelan los más ardientes pensamientos en la noche.

Lo nuevo: Vyleesi, el viagra femenino

En el año 2015 apareció en el mercado el primer medicamento llamado Addyi, (en pastillas) pero la FDA lo calificó como “mínimamente eficaz, y posiblemente inseguro”. La pastilla era de toma diaria y no permitía el consumo de alcohol, pues causaba el desvanecimiento de la paciente. Sus riesgos eran notables y escasos los beneficios.

Ahora bien, el pasado mes de julio, en EEUU, la Food And Drug Administration (FDA) aprobó un nuevo medicamento destinado a corregir el deseo sexual hipoactivo. Saldrá al mercado en septiembre. Se trata de Vyleesi, (bremelanotide), de Palatin Technologies, considerado otra opción para mejorar la vida sexual femenina.

La ruta de administración es inyección subcutánea, en abdomen o muslo. Se diferencia de Addyi (el primer medicamento lanzado en 2015), en que Vyleesi, se aplica solamente 45 minutos antes de tener relaciones, actúa directamente sobre el sistema nervioso, y el alcohol

no interfiere en sus efectos; pero no lo puede usar la mujer que sufra de hipertensión, o alguna cardiopatía.

La controversia

Cynthia Pearson Directora ejecutiva de la Red Nacional de la Salud de la Mujer en EEUU, afirmó que “las mujeres no tienen suficiente información” para tomar un medicamento que no se sabe si es seguro.

Asimismo produce efectos secundarios. Mujeres que consumieron el medicamento, en las primeras dosis presentaron nauseas las cuales persistieron hasta por dos horas en un 40% de las pacientes, en el 13% de los casos, la paciente debió tomar otro medicamento (ondansetron) para controlarlas. También generó oscurecimiento de la piel del rostro, encías y senos, cuya pigmentación no desapareció en el 50% de los casos, aún después de suspender el tratamiento; así como vómitos, mareo, dolor de cabeza, tos, fatiga, etc.

Todo lo expuesto, hace dudar de su utilización, pero a la vez representa una alternativa para las damas más decididas. Por nuestra parte queda recordarles, que la comunicación con la pareja, la creatividad y el amor, no tienen efectos secundarios.

Comentarios