Noticias

El Amazonas se quema: incendios forestales superan los 70.000 en el año

El Amazonas se quema: incendios forestales superan los 70.000 en el año

El Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil, informó que desde el jueves pasado las imágenes satelitales detectaron 9.507 nuevos incendios forestales, principalmente en la cuenca del Amazonas, hogar del bosque tropical más grande del mundo, vital para contrarrestar el calentamiento global.

Los incendios forestales han alcanzado este año un récord de 72.843, aumento que llega al 83% frente al mismo período de 2018 y es el mayor desde que comenzaron los registros en 2013.

Desde enero hasta agosto de 2019, los incendios forestales aumentaron un 82% en comparación con el mismo periodo del año pasado, según traslada en un preocupante informe el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).

Durante las dos últimas semanas se han extendido los incendios descontrolados, consumiendo la flora y la fauna amazónica a un ritmo alarmante. En lo que va de año, se han registrado 72.843 incendios, en comparación con los 39.759 en el mismo período de 2018. Por este motivo, el pasado 2 de agosto se declaró un estado de emergencia en la zona que se extenderá por 180 días.

La Secretaría de Medio Ambiente de Brasil coordinará las estrategias para combatir la deforestación y los incendios forestales no autorizados: “Queremos anticiparnos, haciendo todo lo posible para que esto no ocurra”, declaró el secretario estatal de Medio Ambiente, Eduardo Taveira. Fabiano Morelli, integrante del INPE, confirma que el aumento en el número de fuegos se debe a que se encuentran en la estación con mayor riesgo de incendio en Brasil.

Esto sucede en un momento en el que las críticas se ciernen sobre el Gobierno de Jair Bolsonaro por su inacción. Su Gobierno últimamente también está en el centro de la polémica por cuestionar las cifras que arrojan las instituciones públicas encargadas del estudio de la crisis forestal que vive la selva del Amazonas. Lo que se suma a que Noruega y Alemania retiraran su aporte al Fondo Amazonia, una institución encargada de combatir la degradación de la zona, por las políticas del presidente Bolsonaro.

Y es que la deforestación del Amazonas se agravó aún más este mes de julio, cuando las alertas señalaron un aumento de un 278% en relación con el mismo mes de 2018.

Comentarios